Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos desean colaborar con el Gobierno en la fase final de las negociaciones con la CEE

El llamamiento hecho la semana pasada a la oposición por el presidente del Gobierno, Felipe González, con el objeto de que colabore en alcanzar puntos de vista comunes en la última fase de las negociaciones comunitarias para el ingreso de España en el Mercado Común, ha recibido una respuesta positiva, aunque con matices, por parte de las fuerzas políticas parlamentarias de ámbito nacional. La falta de concreción de este llamamiento es lo que hace que algunos partidos políticos se muestren escépticos u ofrezcan sus propias fórmulas.

Óscar Alzaga, presidente del Partido Demócrata Popular, coligado con Alianza Popular, fue el primero en proponer la creación de una comisión interpartidista de apoyo y seguimiento, presidida -como ha ocurrido en otros países europeos- por un representante de la oposición e integrada por portavoces de las fuerzas parlamentarias, "capaz de prestar el apoyo preciso, dentro y fuera de España, para promover la causa de la integración en Europa".Según el portavoz de prensa de Alianza Popular, el presidente del partido, Manuel Fraga, comentó el jueves, después de escuchar las declaraciones de Felipe González al término de la entrevista que mantuvo con Gaston Thorn, presidente de la Comisión Europea, que está de acuerdo con la petición del jefe del Gobierno español porque se trata de un tema de Estado, en el que hay que colaborar.

Sin embargo el Partido Comunista de España ve en el llamamiento un intento de plantear el problema a nivel bipartidista exclusivamente, lo cual es "inadmisible", según Andreu Claret, miembro del Comité Central. Al igual que el Partido Nacionalista Vasco, que en febrero va a presentar una proposición no de ley tendente a fijar los contenidos de la negociación comunitaria, el PCE es partidario de un debate parlamentario monográfico en, el que el Gobierno dé a conocer el estado de las negociaciones y que sirva para "sumar las fuerzas y las voluntades de todos los sectores" afectados, incluyendo otras fuerzas sociales, empresariales y autonómicas.

Roca, escéptico

El portavoz parlamentario de Minoría Catalana, Miquel Roca, se mostró un poco escéptico en sus declaraciones, al recordar que el presidente del Gobierno ha dicho otras veces que la negociación comunitaria compete sólo al Gobierno. "De ser auténtica la oferta de ahora, nos felicitamos, porque eso es lo que venimos diciendo desde hace tiempo", añadió.

El PNV se manifiesta dispuesto a brindar su apoyo y colaboración al Gobierno del PSOE sobre el ingreso de España en la CEE siempre que se clarifiquen los contenidos concretos del proyecto de adhesión. En este sentido, Jon Gangoiti, parlamentario vasco y miembro de la comisión de Asuntos Exteriores del PNV, achacaba tanto a los an teriores Gobiernos de UCD como al actual Gabinete socialista su incidencia, casi exclusiva, en la vertiente política del ingreso comunitario, que adolece, a su juicio, "de una falta de debate y profundización respecto a los contenidos y repercusiones de la adhesión y está dejando al lado el campo comircial y económico". El PNV, que presentará en febrero próximo al Congreso de los Diputados una proposición no de ley tendente a fijar los contenidos de la negociación comunitaria, considera "inaceptable" una entrada de España en la CEE que contemple unos plazos de desarme arancelario de 10 años en el sector de la agricultura y otros tres años para la industria, según las posiciones adelantadas por algunos de los países Miembros -Holanda, Francia y Alemania-, aunque no exista todavía una postura comunitaria oficial al respecto. Para el partido mayoritario vasco, un ingreso en circunstancias similares a las de la entrada de Inglaterra y Grecia, con unos períodos transitorios cortos en el tema arancelario, "sería el suicidio de la economía vasca y del conjunto del Estado español". El PNV considera "vital" el mantenimiento del acuerdo firmado entre España y la CEE en 1970, que permita acceder a un período transitorio en el desarme arancelario comprendido entre los 7 y 10 años en los distintos campos de la economía española.

Tras expresar su convencimiento de que la entrada de España en la CEE no aportará una perspectiva halagüeña para los problemas de la economía vasca, al menos a corto plazo, el secretario general de Euskadiko Ezkerra, Mario Onaindía, se manifestaba a favor del apoyo de su partido al Gobierno socialista para el ingreso comunitario, siempre que estuviera acompañado de un proyecto de integración "que establezca las bases minirnas para asegurar una política europea independiente respecto a los bloques y garantizar la paz en el mundo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de diciembre de 1983

Más información

  • Los dirigentes políticos esperan que Felipe González concrete la fórmula de apoyo