Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Bolsa neoyorquina ha mantenido, durante esta semana sus máximas posiciones históricas

El índice Dow Jones, que agrupa a los principales valores industriales de la Bolsa de Nueva York, alcanzó el pasado día 29 de noviembre un nuevo máximo histórico, al situarse en 1.287,20, gracias a una conjunción de buenas noticias económicas y una favorable evolución de los agregados monetarios. Sin embargo, las tensiones políticas internacionales y una desmesurada preocupación sobre la dirección futura de los tipos de interés propiciaron la generación de un proceso de realización de beneficios por parte de las instituciones que hizo descender dicho índice más de 40 puntos, perdiéndose el nivel de referencia de 1.250.Esta situación ha generado un buen nivel de liquidez que servirá de combustible para el esperado rally de fin de año. Este proceso se producirá a medida que la publicación de los datos económicos vayan estimulando el interés comprador de los inversores, según el análisis semanal de Shearson American Express.

Según casi todos los pronósticos, las ventas al por menor se incrementaron un 1,9% en noviembre, mientras que la producción industrial creció un 0,8%. No faltan testimonios que advierten que esta fortaleza económica, unida a los déficit presupuestarios, dispararán al alza los tipos de interés. Sin embargo, el ritmo de crecimiento económico disminuirá por sí solo en los próximos meses, debido a los altos tipos actuales, con lo cual el FED suavizará su política monetaria en 1984, Éste es al menos uno de los testimonios que gozan de mayor aceptación entre los especialistas financieros internacionales.

En medios bursátiles neoyorquinos se comenta la posibilidad de que sea instrumentado un plan extraordinario para aumentar los impuestos, cuya última intención la constituiría un intento por disminuir el déficit federal. La Administración Reagan podría incluso estar dispuesta a recortar los gastos de Defensa, como admitía Caspar Weinberger, secretario de Defensa. Estos comentarios no tuvieron influencia alguna sobre la bolsa, reflejando la atención casi exclusiva de los inversores por la orientación de los tipos de interés.

Algunos de los datos económicos más significativos de la economía norteamericana se resumen en un aumento de las ventas al por menor del 1,9%, en noviembre. La producción industrial aumentó un 0,8% en el mismo mes. El nivel de alinacenamientos aumentó un 0,4% también en ese período, y, mientras los precios al por mayor cayeron un 0,2%, el nivel de utilización de la capacidad productiva de las empresas alcanzó el 79,2% en noviembre, frente a 78,7% en octubre.

Por su parte, el dólar, en esta últinia semana, ha alcanzado nuevos máximos frente a la libra esterlina y el marco alemán. Paralelamente, ha rebasado con mucho sus posiciones más altas del último año frente al franco suizo y el dólar canadiense.

Esta excepcional fortaleza del dólar se debe según diversos análisis a los siguientes factores:

1. Incremento de las tensiones políticas en Oriente Próximo, con una participación cada vez mayor del Ejército norteamericano.

2. El repunte de los tipos de interés, debido a las importantes necesidades de financiación para lo que resta de año, así como el pesimismo existente en tomo a la futura dirección que puedan tomar esto,s tipos.

En suma, el dólar se ha comportado mejor de lo previsto. Esto preocupa a las autoridades americanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de diciembre de 1983