La oposicion sigue intentando retrasar eldebate sobre la ley de Educacion, para evitar que entre en vigor el próximo curso

La oposición conservadora consiguió ayer retrasar tres horas el inicio de los debates de la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados sobre el proyecto de ley orgánica del Derecho a la Educación (LODE), y logró que el presidente. de la Cámara, Gregorio, Peces-Barba, se comprometiera a que hoy se replanteen los estrictos plazos fijados por los socialistas para que este proyecto sea aprobado en comisión antes del próximo día 11 de diciembre. Esta actitud responde a la estrategia que se han fijado los populares de tratar de impedir que la LODE entre en vigor para el curso escolar 1984-1985.

El interés del Gobierno y del Gru po Parlamentario Socialista por aprobar cuanto antes el proyecto de ley de Educación, y el deición de centristas, popular Minoría Vasca en retrasarla lo más posible, provocaron que la primera sesión de la Comisión de Educación, celebrada en la tarde de ayer, fuera una de las más ten sas y accidentadas que se recuer dan en la Cámara. Hubo expresio nes de añoranza de las Cortes franquistas y dcusaciones de los parlamentarios populares a diputados socialistas de "estar cargándose el sistema democrático y el prestigio de la institución parlamentaria". Los así criticados res pondieron acusando a los demo cristianos de óscar Alzaga y a los aliancistas de Manuel Fraga de realizar "obstruccionismo intencionado" y jugar el papel de "pres tidigitadores aficionados y maniobreros retardatarios".Detrás de toda esta polémica que supuso en realidad que ayer estuvieran paralizados los traba jos de la comisión durante tres horas y el replanteamiento de si se alargan o no los plazos de la comisión- se encuentra el interés del Gobierno y del grupo parlamenta rio que lo apoya -el socialistapor aprobar el proyecto de ley cuanto antes para que entre en vigor el próximo curso escolar 1984-1985, y el interés en sentido contrario, aunque igual en cuanto a intensidad, por parte de la oposición conservadora.

El experto en temas de educación del PSOE, Salvador Clotas, y el secretario del Grupo Socialista, Eduardo Martín Toval, han-apuntado que la estrategia de los populares en una ley como la LODE, que es de trascendental importancia para los democristianos de cara a su electorado -no en vano óscar Alzaga, en contra de sus habituales ausencias del Parlamento, lleva la voz cantante en estos debates, y no en vano también la derecha supone que sus votantes llevan a sus hijos a colegios religiosos, frontalmente enfrentados a la LODE-, es retrasar al máximo los debates para conseguir que no entre en vigor hasta el curso escolar 1985-1986, curso de marcado carácter preelectoral.

Nerviosismo y plazos

Para conseguir este propósito, la oposición conservadora consiguió una prórroga de 12 días en los trabajos de la ponencia; intenta alargar los trabajos de la comisión y ha anunciado ya que presentará un recurso de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional, lo que retrasará la entrada en vigor de la ley durante varios meses más. El neniosismo de los grupos políticos en tomo a este proyecto de ley se explica si se tiene en cuenta que prácticamente sólo queda el Pleno de los días 13 al 16 de este mes. Pasado este plazo, la LODE no se verá en el Pleno del Congreso hasta el 1 de febrero, día en que se abre el nuevo período de sesiones, tras las habituales vacaciones parlamentarias.Nada más abiertos los trabajos de ayer de la comisión, por parte del presidente de la misma, el socialista Rafael Ballesteros, se produjo el primer altercado entre parlamentarios de derecha y de izquierda. Ballesteros leyó el orden previsto para los debates de la comisión: ayer, en sesión nocturna; hoy, todo el. día; lunes y martes, tarde y noche -debido a la solemne conmemoración del quinto aniversario de la Constitución, no habrá trabajo parlamentario por la mañana en esos dos días-; todo el día y parte- de la noche del miércoles, e igual ritmo para el próximo viernes día 9.

"iQué horror!", "¡Qué vergüenza!" y "Es bochornoso e inadmisible", fueron las airadas frases contra ese plan de trabajo de óscar Alzaga, el alillancista Francisco Soler Valero, Fernando Suárez y Manuel Díaz Pinés. Después se sucederían las protestas de los parlamentarios mencionados. "Los socialistas no pueden convertir a este Parlamento en un seudoparlamento"; "ataca directa mente la filosofía del sistema de mocrático y a la dignidad democrática", y "como viejo demócrata que soy, nunca pensé que tendría que defender las libertades frente a un Gobierno socialista", fueron las palabras de óscar Alzaga, se guidas de las acusaciones al grupo que apoya al Gobierno de "cercenar el debate", "violar gravemente los derechos del pueblo español" y "vulneración de la Constitución".

Una semana hasta

Para José Luis Álvarez, se trataba de un intento "de acabar con el sistema democrático, porque parece que se proponen acabar con el poder legislativo de esta Cámara", y "de intentar destruir la vida del Parlamento". Para Díaz Pinés, el debate de la LODE se iniciaba "de manera viciada y anticonstitucional", mientras que a Fernando Suárez, prácticas como la de ayer le hacían recordar con nostalgia sus días de procurador en las Cortes de Franco.Los socialistas se defendieron como pudieron, y uno de sus ponentes, José Beviá Pastor, alegó que con una semana de debate había tiempo suficiente y que, en cualquier caso, si tanto interés tenían en la LODE, resultaba inexplicable, en su opinión, que óscar Alzaga, Francisco Soler Valero, el centrista Jesús Sancho Rof y el diputado de la Minoría Vasca Iñigo Aguirre hubieran abandonado los trabajos de la ponencia, como hicieron hace aproximadárnento una semana.

En este punto volvió a reproducirse la polémica. Óscar Alzaga dijo que no toleraba ironías, si se tenía en cuenta que el propio presidente de la Cámara, Gregorio Peces-Barba, "introdujo el precedente del abandonismo y se le trató con respeto". Alzaga se refería a cuando Peces-Barba abandonó los trabajos de elaboración de la Constitución, precisamente en el artículo que hacía referencia a la regulación de la educación.

En un momento de atasco entre los grupos, los populares pidieron un descanso de cinco minutos, que luego se transformó en una hora, para negociar con Gregorio Peces-Barba las pretensiones antes mencionadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 01 de diciembre de 1983.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50