Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NAVARRA

Un individuo roba una saca con 40 millones de pesetas en la delegación del Banco de España

Una suma de 40 millones de pesetas, fue robada hacia las 13.00 horas de ayer en la sede,del Banco de España en Pamplona, en circunstancias aún muy confusas, cuando un individuo se apoderó de una de las sacas apiladas en el local por dos empleados de la Caja de Ahorros de Navarra, que acababan de retirar una fuerte cantidad y permanecían en el lugar, a la espera de un camión blindado para trasladarla a la entidad de ahorros.

Al parecer, un individuo bien trajeado, que portaba un maletín de color marrón, aprovechó el importante número de personas que a esa hora se encontraban en la oficina y en un descuido, cogió una de las sacas y salió a la calle sin que nadie se apercibiese del hecho.Según han señalado fuentes policiales el robo se produjo después de que los dos empleados de la caja de ahorros, que habían acudido al Banco de España sin servicio de seguridad, en contra de lo que es habitual hubiesen apilado las sacas del dinero que habían retirado unos minutos antes, tras firmar los correspondientes recibos.

Los dos empleados espera ban en una esquina del banco la llegada de un camión blindado para efectuar el traslado de dinero a la caja de ahorros. En ese preciso momento se tuvo conocimiento en el banco de la existencia de una llamada anónima a la caja de ahorros, por la que se advertía que en la misma se había colocado una bomba que iba a estallar a los pocos minutos. Ésto motivó que todo el edificio de esta entidad fuese desalojado.

Al parecer, al escuchar esta noticia uno de los empleados de la oficina de ahorros comentó la posibilidad de dirigirse hacia la la citada sucursal bancaria, a fin de conocer qué sucedía. En ese instante advirtió que faltaba una de las sacas del dinero. La policía sospecha que en la sustracción del saco con el dinero, de color azul y con la inscripción Caja de Ahorros de Navarra, han intervenido al menos tres personas. Una de ellas, la que portaba el maletín de color marrón, que posteriormente dejó abandonado en el mostrador central del banco y que al ser abierto se encontró lleno de papeles blancos y sobres del mismo color, y al menos otros dos individuos que, presumiblemente, le esperababan en un coche a la puerta de la entidad bancaria, en el que supuestamente emprendieron la huida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 1983