Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"La seguridad de las presas, primer objetivo del Ministerio"

"En los momentos actuales el objetivo básico del MOPU es mejorar la seguridad de las presas españolas, así como lograr un mejor aprovechamiento de las misma", ha declarado a EL PAIS Julián Campo, ministro de Obras Públicas y Urbanismo. "El Gobierno considera absolutamente prioritario poner en marcha un plan contra las posibles riadas y la eliminación de los puntos negros (un millar) existentes en nuestras cuencas".

Según el responsable del MOPU, desde que ocurrió el desmoronamiento de la presa de Tous, la Dirección General de Obras Hidráulicas ha intensificado la atención a los temas de explotación de las presas y fundamentalmente al sistema de presas, revisando y poniendo al día las instrucciones relacionados con su operación. Plan que, en líneas generales, ya se ha completado en buena medida y cuya puesta en práctica se está iniciando en los momentos actuales (ya se está en marcha de forma experimental en la cuenca hidrográfica del Júcar)."El coste total será del orden de los 20.000 millones de pesetas a invertir en el cuatrienio 1983-1986". Necesitamos, por tanto, en primer lugar dinero para acometer las obras e instalación de los medios técnicos precisas y, en -segundo lugar, personal que lo haga operativo".

"Es cierto, señala el ministro, que todavía no se han contratado los 42 técnicos superiores, y 84 técnicos de grado medio que se precisarán para atender a la adecuada explotación, conservación y vigilancia que exigen las 243 presas explotadas directamente por el Estado y las 5.3 que se encuentran en fase de construcción. Pero, de momento, éste no es un tema grave, por cuanto, claro es, el programa es cuatrienal y la actuación no, se puede llevar a cabo en todas las cuencas hidrográficas a la vez. De momento ya se ha actuado en el Júcar. Ahora vamos a acometer las cuencas pirenaicas- y mediterráneas, donde los peligros de riadas e inundaciones son mayores que en el resto, debido a la desertización y erosión de sus terrenos".

También será preciso contratar a unos 300 especialistas auxiliares -según las previsiones del MOPU-, pero el ministro puntualiza que en las confederaciones hay personal que puede ser dedicado a esas funciones, por lo que es menor el número de las personas que deban ser contratadas. Según cálculos oficiales el gasto de todas estas contrataciones sería de unos 800 millones de pesetas al año.

Medidas técnicas concretas

En primer lugar, se procederá a un chequeo de todas y cada una de las presas y se potenciarán todos sus mecanismos de seguridad, y dentro de ellos sobre todo el capítulo de comunicaciones (radioteléfonos, etcétera). Asimismo, se dotará a todas las presas de dos grupos electrógenos por si falla uno de ellos en caso de emergencia. Ya hay instalados un centenar. El chequeo de todas las presas ya se ha realizado en sus aspectos principales (situación de dispositivos de evacuación de las presas, tanto de compuertas como de desagües de fondo).El plan más ambicioso se centrará en un sistema de información de las cuencas a base de sensores de electrónicos conectados a un ordenador, que determinarán con suma rapidez el estado o situación de cada cuenca, el volumen de agua en cada tramo y otros datos que, en caso de avenidas o riadas, permitirá actuar con suma rapidez, en tiempo real" y con conocimiento experto de causa. "Esto ya existe en otros países", dice el ministro, "y aquí tenemos que imponerlo por causas obvias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de noviembre de 1983

Más información

  • Según Julián Campo, ministro de Obras Públicas