El Grupo Socialista busca un consenso con la oposición sobre la ley orgánica de la Defensa

Dirigentes Socialistas miembros de la Comisión de Defensa del Congreso mantuvieron ayer y anteayer diversos contactos con representantes de la oposición, con objeto de buscar el más amplio respaldo parlamentario al proyecto de reforma de la Ley Orgánica de la Defensa, que hoy será debatido en la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados. El presidente de esta comisión, el socialista Guillermo Galeote, dijo ayer que "nadie tiene por qué dar marcha atrás, y la estructura del proyecto gubernamental sigue siendo la misma". "No ha habido ningún tipo de medidas que puedan llamarse concesión", precisó. Los contactos aludidos se iniciaron el pasado lunes, en una reunión que mantuvieron los miembros de la ponencia encargada de informar sobre 61 proyecto legislativo. En esta reunión, que duró varias horas, y a lo largo de la jornada de ayer, los representantes socialistas aceptaron la inclusión de algunas modificaciones puramente formales, ya que no afectan para nada a las competencias que el proyecto fija para el presidente del Gobierno, el ministro de Defensa, la Junta de Jefes de Estado Mayor (JUJEM) o el jefe del Estado Mayor de la Defensa", según aseguró Juan Muñoz, miembro del PSOE en la comisión.

Alianza Popular presentó recientemente 11 enmiendas al proyecto de reforma, que, según una noticia difundida el pasado día 13 por Europa Press, trataban fundamentalmente de recortar o perfilar la competencia del presidente del Gobierno de "ordenar, coordinar y dirigir la actuación de las Fuerzas Armadas", párrafo al que se ha añadido ahora la frase "y la aplicación de los recuirsos nacionales para la defensa nacional", según una información difundida ayer por Diario 16. De esta forma, la competencia del presidente del Gobierno en ese sentido, no queda exclusivamente: referida a las Fuerzas Armadas.

Otra modificación menos Importante consiste en la denominación de "general jefe del mando operativo de las Fuerzas Armadas" que podría adoptar, en caso de guerra, el jefe del Estado Mayor de la Defensa. En el proyecto inicial la denominación era "general en jefe de las Fuerzas Armadas", lo que podría llevar a confusión con el papel del Rey como jefe supremo de las Fuerzas Armadas.

La única refor.ma sustancial del proyecto gubernamental -derivada de unas enmiendas presentadas por Luis Mardones, del Grupo Centrista, y Joaquín Molins, de Minoría Catalana- será la inclusión de las bases generales que el Gobierno debe tener en cuenta cuando realice la nueva organización militar del territorio, es decir, la reducción de las capitanías.

Igualmente, está prevista la inclusión, entre las competencias que el proyecto fija para la JUJEM en relación con el Plan Estratégico Conjunto -supervisar su aplicación-, la de asesorar al ministro en la formulación de dicho plan.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Carlos Yárnoz

Es Defensor del Lector, llegó a EL PAÍS en 1983 y ha sido jefe de Política, subdirector o corresponsal en Bruselas y París. El periodismo y Europa son sus prioridades. Como es periodista, siempre ha defendido a los lectores. Ahora, oficialmente.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS