Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CATALUÑA

La ex diputada EulálIa Vintró sustituirá a Solé Tura como concejal comunista barcelonés

La renuncia del dirigente comunista catalán Jordi Solé Tura a su puesto de concejal del Ayuntamiento de Barcelona será presentada oficialmente a la Junta Electoral de forma inmediata. Fuentes del grupo municipal del PSUC daban ayer por seguro que Eulália Vintró ocuparía su lugar, a pesar de que no se ha obtenido de la mayoría socialista la asignación de un área concreta -la de Educación- para la ex diputada, dada la negativa de la responsable de Cultura y Educación, Maria Aurèlia Capmany, a renunciar a la dirección de ambas comisiones. Solé Tura será nombrado, muy probablemente, asesor del alcalde en cuestiones referentes a la reforma de la Carta Municipal.Anoche se reunieron, el comité ejecutivo y el de Barcelona del PSUC para decidir formalmente el relevo de Solé Tura por Eulàlia Vintró. La intención del grupo municipal comunista es que la ex diputada desarrolle su trabajo en el área de Educación. Maria Aurèlia Capmany respondió ayer, diplomáticamente, que "la colaboración de Eulàlia Vintró es tan importante que siempre será bien recibida".

La incorporación de Vintró en el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Barcelona resucitará la vieja aspiración del PSUC, ampliamente expuesta durante la campaña electoral, de responsabilizar a la ex diputada en las tareas de educación municipal. Esta posibilidad ha sido objeto de conversaciones entre socialistas y comunistas, sin que por el momento se haya conseguido ninguna concesión por parte del PSC, lo que habría aconsejado al PSUC a efectuar el relevo sin esperar a resultados concretos, ante la insistencia de Solé Tura en renunciar a su dedicación municipal.

Dividir el área

El relevo llega en el momento justo en que la responsable del Area de Cultura y Educación tiene prácticamente terminado su plan de trabajo para los próximos cuatro años y ultima la reorganización de su equipo humano y estructura del área, lo que dificulta "enormemente cualquier acuerdo. Según fuentes municipales, Maria Aurèlia Capmany se muestra decididamente contraria a la división de su área, lo que concuerda con manifestaciones de la concejala, que en diversas ocasiones ha manifestado, para salir al paso de críticas a su gestión, su decisión de llevar a la práctica sus ideas sobre cultura y enseñanza. "No pienso ceder ni a las críticas ni a los aplausos á mi gestión; estos cuatro años no modificarán mi vida y pienso hacer lo que prometí en la campaña electoral", ha declarado recientemente la escritora, refiriéndose al futuro programa de actuación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de octubre de 1983