Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno rechaza que el incidente policial en Francia fuera `guerra sucia'

El asesinato del capitán de Farmacia Alberto Martín por ETApmEl Gobierno rechaza cualquier hipótesis que pueda calificar de guerra sucia el incidente protagonizado por cuatro miembros de los cuerpos de seguridad del Estado en Francia. El portavoz gubernamental afirmó en la conferencia de prensa celebrada ayer, tras el Consejo de Ministros, que el Gabinete desconoce la desaparición de dos etarras y considera que no hay vinculación alguna entre, ambos hechos. El Gobierno, que estudió ayer los últimos acontecimientos, ha decidido reforzar las medidas en la lucha antiterrorista. Preguntado Eduardo Sotillos sobre la eventualidad de que se produjeran dimisiones en el seno del Ministerio del Interior, manifiesta que no están previstas.El portavoz del Gobierno explicó la versión oficial del suceso protagonizado en Hendaya por cuatro miembros de los cuerpos de seguridad españoles. Según el Gobierno, se trataba de una operación para extraer información. Los policías pasaron la frontera con su propia documentación, sin armas u otros objetos que pudieran hacer pensar que trataban de realizar medidas de fuerza como un secuestro de algún miembro de ETA. Quien iba a realizar la tarea era el miembro del Cuerpo Superior de Policía. Los tres restantes, pertenecientes a los geo, le acompañaban como escolta, dado que la misión a cumplir era delicada y peligrosa. Los miembros de los geo, dijo, son especialistas en defensa personal. Según Sotillos, se buscaba a personas de ETA Político-militar VIII Asamblea presuntamente dísconformes con la medida que se iba a tomar con el capitán Martín Barrios.

El incidente, según la versión del portavoz del Gobierno, se produjo de una manera casual. Atropellaron al conductor de un velo motor y al bajar del automóvil para auxiliarle tanto el policía como el etarra se reconocieron y se enzarzaron en una pelea en la que participaron los restantes miembros de la seguridad española. En ese momento hizo su aparición un automóvil ocupado por miembros de la policía francesa, quienes detuvieron a los cuatro españoles. Hoy pasarán a disposición judicial. Respecto al miembro de ETA atropellado, manifestó Sotillos que desconocía si también había sido detenido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de octubre de 1983