Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gemayel convoca para el día 20 un congreso de reconciliación nacional en Líbano

El presidente de Líbano, Amin Gemayel, invitó ayer a los nueve dirigentes más representativos del país a participar, a partir del 20 de octubre, en un congreso de reconciliación nacional que, si llega a celebrarse, constituirá el primer intento serio de poner término a nueve años de guerra civil.Con vistas a reunir este congreso, un comité de preparación integrado por los delegados de los nueve dignatarios se reunirá hoy en el Ministerio de Sanidad libanés, justo en la línea de demarcación que separa los sectores cristiano y musulmán de Beirut, bajo la protección de soldados italianos del contingente multinacional.

Numerosos obstáculos quedan aún por resolver en los próximos días para que se pueda desarrollar el congreso de reconciliación, empezando por concretar el lugar dónde se celebrará, que podría ser la ciudad saudí de Yeda o el palacio del presidente libanés en Baabda, en la periferia de Beirut.

En un intento de dificultar su desarrollo, el Gobierno sirio, que junto con el saudí estará también representado en el congreso, se niega ahora a que éste tenga lugar en Yeda, mientras, curiosamente, su aliado Walid Jumblat, líder de los drusos, descarta acudir a la sede presidencial.

Mientras continúan las conversaciones entre las diferentes facciones confesionales sobre el lugar a elegir, el Gobierno chipriota acaba de proponer su territorio para la convocatoria del congreso, que deberá reexaminar el reparto. del poder en Líbano entre. las seis principales comunidades religíosas del país (maronitas, greco-ortodoxos, greco-católicos, sunitas, chiitas y drusos), acordado en 1943, cuando los cristianos constituían aún la mayoría demográfica.

El acuerdo de alto el fuego, que entró en vigor en Líbano el 26 de septiembre y ha sido violado en numerosas ocasiones, prevé que Gemayel "formule un llamamiento para la convocatoria de una reunión urgente, en la que participen todas las partes implicadas, con vistas a iniciar inmediatamente el diálogo nacional". Tres representantes del Frente de Salvación Nacional, políticamente vinculado a Siria, dos de los partidos cristianos derechistas, el máximo responsable chiita y tres personalidades independientes musulmanas y cristianas, así como el propio jefe del Estado, asistirían al congreso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de octubre de 1983