Detenidos en Barcelona dos presuntos dirigentes de los GRAPO

El matrimonio Josefina García Aramburu y Joaquín Calero Arcones, considerados destacados dirigentes de los GRAPO, fueron detenidos el pasado domingo en un piso situado en l'Hospitalet. Josefina García es considerada como la máxima responsable política de la organización, y Calero Arcones como el jefe de información y propaganda. La detención de ambos ha sido posible a raíz de que la Policía detuviera en la Coruña el pasado día 12 a los presuntos miembros de los GRAPO, Alfonso González Cambeiro y Carmen Cayetano Navarro, detenidos cuando intentaban asaltar una entidad bancaria.

/ F. M., Madrid Josefina García y Joaquín Calero, a los que les ha sido aplicada la incomunicación prevista por la ley Antiterrorista, son considerados responsables de la muerte de dos policías nacionales en Barcelona el 26 de abril de 1982 y muy posiblemente la de otro miembro del cuerpo acaecida en Gijón, así como la realización de numerosos atracos y colocación de explosivos. En el momento de su detención, que corrió a cargo de miembros de la Brigada Regional de Información, ambos presuntos terroristas portaban armas. La Policía, además del piso de l'Hospitalet, ha intervenido otros dos pisos francos, situados en el barrio barcelonés de Sants y en Calella. En ellos fueron hallados dos metralletas, dos escopetas, un rifle, una pistola, numerosos elementos para la fabricación de explosivos, elementos para la falsificación de documentos de identidad, granadas de mano, una abundante provisión de munición, aparatos de radiocomunicación y gran cantidad de material de propaganda.Josefina y Joaquín, ambos madrileños, de 31 y 34 años de edad, fueron detenidos por primera vez en julio de 1976, bajo acusación de ser los responsables de colocar unas bombas en Baracaldo y Bilbao, dentro de la cadena de bombas que el GRAPO hizo estallar el día 18 de julio de dicho año. En 1977 salieron en libertad en virtud de la amnistía.

En septiembre de 1979 volvían a ser detenidos bajo la acusación de pertenecer al comité directivo del PCE (r) -brazo político del GRAPO- y ser los responsables del aparato de propaganda y organización de masas del mismo. La Audiencia Nacional decretó su ingreso en prisión, de donde salieron en libertad provisional en enero de 1980, tras haber pagado una fianza de, 200.000 pesetas cada uno. Rehusaron presentarse a juicio, por lo que fueron declarados en rebeldía, constituyendo desde entonces dos de los presuntos miembros de los GRAPO más buscados por la Policía.

Joaquín Calero ha sido considerado en diversas ocasiones como el hombre encargado de haber reconstruido el comando Barcelona, a raíz de la muerte de su hermano Raúl en un enfrentamiento con la Guardia Civil en mayo de 1979 en Teruel.

Ultimas detenciones

En las últimas semanas, además de las señaladas, se han producido diversas detenciones, de otros presuntos miembros, de los GRAPO. A finales de agosto fueron detenidos en Valencia otros dos presuntos miembros de esta organización, Anastasio Gozalo Cardiel y María del Carmen Muñoz, acusados de preparar un atentado contra militares y de -haber participado en los asesinatos de un guardia civil y dos policías nacionales, así como de haber realizado voladuras y casi una veintena de atracos. El pasado día 5 ingresaron en prisión, a la espera de juicio.A raíz de esta detención fueron hallados diversos pisos francos con armas en Madrid, al igual que ocurrió en Valladolid, donde se hallaron 200 kilos de Goma 2, tras la detención de Alfonso González Cambeiro y Carmen Cayetano en La Coruña, quienes pasarán hoy a disposición judicial.

Tras estas operaciones policiales, la infraestructura humana y material de los GRAPO, al frente de cuya dirección queda José Balmón, se considera que ha quedado sensiblemente mermada. únicamente quedarían cinco miembros, de los que sólo dos, Mercedes Padrás Corominas y María Teresa de Jesús, se dedican a la acción.

Otros dos acusados, puestos en libertad

Por otra parte, la Audiencia Nacional puso ayer en libertad sin cargos a las dos personas detenidas el pasado día 13, en Barcelona, acusadas de presuntas vinculaciones con los GRAPO. Ramón Font Casas y Juan Cabelleis Ríos habían sido trasladados a Madrid el pasado martes, a disposición del Juzgado Central de Instrucción.De acuerdo con sus declaraciones a la policía, ratificadas luego ante el juez, Ramón Font conoció a primeros de agosto a Rosa María López Millán, con la que estableció relaciones sentimentales. López Millán le confesaría tiempo después que era hermana de una grapo y esposa de otro actualmente en prisión y militante ella misma de esta organización, de la que, sin embargo, deseaba desvincularse.

Cuando el pasado día 12 dos militantes de los GRAPO, Alfonso González Cambeiro y Carmen Cayetano, fueron detenidos en La Coruña después de que intentaran atracar una sucursal del Banco Exterior en esa ciudad, Rosa María López Millán tuvo miedo de las repercusiones de esta caída, abandonó su domicilio y se refugió durante unas horas en el de dos vecinas.

Juan Cabellos Ríos es el novio de una de estas jóvenes y permaneció detenido hasta ayer. López Millán se refugió a continuación en el domicilio de Ramón Font, que sería detenido el día 13 por la noche, mientras ella desaparecía. En el domicilio de Ramón Font la policía encontró un paquete conteniendo propaganda de los GRAPO.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS