225 marroquíes, muertos en un ataque del Polisario a Smara, según el frente saharaui

El Frente Polisario ha reivindicado, como balance del ataque a las defensas de Smara, la antigua capital religiosa del Sáhara Occidental, la muerte de 255 marroquíes y la destrucción de 24 blindados, incluidos siete tanques SK-105, de fabricación franco-austriaca, que disponen de un sistema de tiro por láser y un sistema de visión por infrarrojo, lo que les permite intervenir durante la noche.Los saharauis han recuperado sus viejos acentos guerreros, poniendo fin a una tregua de más de año y medio. El lenguaje de las armas", afirman, será comprendido por el "invasor marroquí" mejor que el de la negociación y la paz. Qué duda cabe que esta reacción del Polisario cuenta con el sólido apoyo de Argelia, cuyos dirigentes se estiman, en privado, defraudados por la decisión pública del rey Hassan II de paralizar los contactos secretos con el frente independentista y negar la posibilidad de una retirada marroquí del territorio incriminado.

MANUEL OSTOS, Argel

R., Madrid

Por otra parte, una misión de la Organización para la Unidad Africana (0UA), integrada por el ministro etíope de Exteriores, Goshe Wolde, y el secretario general interino del citado organismo, Peter Onu, se reunió el pasado viernes con los dirigentes del Frente Polisario, en el marco de una visita relacionada con la preparación del referéndum de autodeterminación en el Sáhara occidental.

La misión de la OUA ha visitado los campos de refugiados saharauis instalados en torno a la localidad argelina de Tinduf, desde donde se trasladó al lugar conocido como Um Legta, en el Sáhara Occidental, bajo control saharaui, para celebrar conversaciones con el presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Mohamed Abdelaziz. Los dos emisarios regresaron a Argel, donde continuaron las conversaciones con la parte argelina.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS