Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los contactos ovnis de Luis José Grifol

El ufólogo impartió una conferencia en la Cámara de los Lores

No tiene aspecto de loco visionario, ni de aprovechado, ni tan siquiera de medium. Viste, se peina y se mueve como un hombre moderno, con un ligero aire de playboy, que se contradice con su gran afición, con lo que en estos momentos es la razón de su vida: el contacto con los extraterrestres. Luis José Grifol Gutiérrez tiene 39 años, es profesor mercantil y diplomado en comercio exterior e informática y duerme poco "porque antes tengo que mirar el cielo". El pasado 19 de julio dio una conferencia sobre ovnis ante una comisión de la Cámara de los Lores de Gran Bretaña.

El hormigueo le empezó una noche de 1977. "Me recorría el cuerpo una extraña sensación", afirma mientras intenta no mirar, un poco nervioso, al fotógrafo, "que no supe entonces a qué atribuir. Salí al balcón, para no asustar a mi familia, y entonces vi unas luces en el cielo, justo encima de mi cabeza, que se desplazaron hasta desaparecer por el horizonte". A los pocos días el hormigueo volvió y el fenómeno de las luces también se repitió. "Entonces ya me di cuenta de lo que ocurría. Había una evidente relación entre la sensación y las luces que se movían por el cielo". A partir de entonces las premoniciones empezaron a ser habituales. "Tuve varios sueños en los que se me anunciaba cuándo y dónde se iban a observar apariciones, que siempre fueron confirmadas por recortes de prensa", señala. Luego empezó a visitar la montaña de Montserrat, la montaña santa de Cataluña. "Allí he hecho innumerables contactos con ovnis. Lo que avala la autenticidad de mis contactos es que conmigo han visto ovnis en Montserrat cientos de personas de toda clase y condición", afirma Grifol.A partir de 1977, las visiones, contactos telepáticos y avistamientos de ovnis se sucederán en la vida de Grifol. "No hace falta un contacto directo, como el que tendríamos con cualquier persona. Para Ellos", con mayúscula, porque según Grifol es necesario tenerles un gran respeto, "es más fácil mantener contactos telepáticos que directos con los humanos". Está convencido de que los extraterrestres son ángeles que velan sobre nosotros, "como perros pastores que cuidan el rebaño humano".

Los extraterrestres son "nuestros inmediatos superiores, intercesores de los humanos ante algo superior, y responsables de la mayoría de lo que se ha creído que eran apariciones de la Virgen María. Hay tres ejemplos clarísimos de apariciones marianas que son en realidad apariciones ovnis: la de Fátima (Portugal), la Salette (Francia) y Garabandal, en el principado de Asturias. Los signos que se manifiestan en la aparición de Fátima son iguales a los de muchas reconocidas apariciones de naves extraterrestrés en todo el mundo".Ayuda extraterrestre

Grifol sostiene que la humanidad no ha producido genios, sino que éstos han sido personas directamente inspiradas por los extraterrestres. "Los llamados genios no son más que mediums de los seres superiores. Einstein ya dijo que 'los platillos voladores existen. El pueblo que los tripula está integrado por seres humanos emigrados de la Tierra hace 20.000 años.

El desconocimiento e incredulidad que reina sobre el tema lo atribuye a los intereses de los gobiernos y a la larga serie de asesinatos de ufólogos "especialistas en ovnis" realizados por los gobiernos. En estos momentos también hay una ofensiva soterrada. Muchos visionarios propugnan doctrinas falsas sobre el tema, que: luego son fácilmente rebatidas, con el solo objeto de desacreditar, la creencia en los extraterrestres".

"Pronto vamos a tener la oportunidad de presenciar un importante incremento de la aparición de ovnís", anuncia Grifol, "arite la dificil situación internacional. Los ovnis, con sus apariciones, nos advierten de que estamos a punto de provocar una catástrofe nuclear. Ellos harán todo lo posible para impedirlo, pero somos los humanos en última instancia quienes deberemos evitarlo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de agosto de 1983