¿Capitulación o prudencia de Solidaridad?

Ha sido una semana decepcionante para los enemigos de la dictadura de Jaruzelski en Polonia. Intentaron, llevar a cabo una huelga de brazos caídos en los astilleros Lenin, cuna de Solidaridad. Fracasó por completo. Uno de los cinco dirigentes clandestinos de Solidaridad, Wladislaw Hardek, se acogió a la amnistía del Gobierno y pidió en una entrevista de la televisión que todos siguiesen su ejemplo. Al mismo tiempo, los banqueros occidentales, inquietos por las deudas polacas, suplican a sus Gobiernos que terminen con el aislamiento financiero de Varsovia. En el otoño pasado, cuando tuvieron lugar algunas huelgas y manifestaciones con escasa participación, muchos en Occidente creíamos que la resistencia polaca había sido destruida. Pero la visita del Papa nos esclareció que no debemos confundir la prudencia con la capitulación. ( ... )

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 26 de agosto de 1983.

Lo más visto en...

Top 50