Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Las repoblaciones del Icona

El domingo 14 de agosto, en la seccíón de Cartas al Director, leía una del señor Francisco Esteve criticando un artículo de Fernando Parra, titulado ¿Arde el país?

Me dirijo a esta sección con ánimo de manifestar mi indignación, si no tristeza, ya que no puedo comprender cómo puede haber alIguien en toda nuestra geografía, sabiendo las actividades del Icona, que pueda defenderlo. Le puedo decir que las repoblaciones efectuadas por el Icona hasta1975: 3.012.106 hectáreas repobladas, de éstas 2.665.085 lo fueron de coníferas (en su mayoría pinos), y 356.021 hectáreas de frondosas, de las cuales el 88% fueron eucaliptos, el resto, mezclas y otras especies.

Me pregunto si las coníferas sólo comprenden la especie de los pinos. Recuerdo al señor Esteve que hay 50 especies de coníferas y cerca de 250 subespecies. Tampocosabrá que el eucalipto, árbol no autóctono, procedente de Australia, empobrece nuestro suelo facilitando la aridez y desertización. Pregunto entonces, por qué el Icona cultiva, que no replanta, sólo estos árboles. La respuesta es sencilla, el eucalipto es un árbol con un desarrollo muy rápido, con gran valor para la industria papelera, por eso interesa su cultivo. ¿Qué pasa con nuestras sabinas, madroños, aninas, alcornoques, robles, etcétera, que son destruidos por los potentes bulldozers del Icona? ¿Qué pasa con el valle de Arlanza, Monfrague, la dehesa extremeña, etcétera, enclaves vírgenes de nuestro maltratado molite, aterrazados con eucaliptos (ya van 600.000 hectáreas hasta 1982), que son aniquilados, destruidos, saqueados? Me pregunto entonces cómo Fernando Parra, en su artículo, no va a recriminar a este organismo en su. gestión, más bien diría en su destrucción de nuestro patrimonio natural.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Para más informacíón, los magníficos artículos de Eduardo Barrenechea, publicados en este mismo diario, plasman la triste realidad de nuestro saqueado campo español. /

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS