Sal ir de la prisión

El asesinato de un policía en Zaragoza por un delincuente que acababa de salir de la cárcel es un suceso que aprovecharán quienes denuncian las excarcelaciones de presos preventivos como un. incouveniente grave para la convivencia ciudadana.Pero ni éste ni otros ejemplos bastan para censurar la puesta en libertad de presos no juzgados, que pueden ser tan culpables como inocentes. ( ... )

Lo que falla en la operación, necesaria para la reforma de las cárceles, es la atención que se debe a los liberados, muchos de los cuales vuelven a la calle sin ninguna perspectiva de trabajo, ni de cobijo, ni ayuda (...)

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS