Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Brigada de Información investiga corrupciones policiales a partir de las 'vigilancias especiales'

Nuevas informaciones a las que ha tenido acceso este periódico confirman la proliferación en las comarcas barcelonesas de servicios de vigilancia extraoficial protagonizados en diversos casos por miembros de la Policía Nacional. Fuentes próximas a la Guardia Urbana de Sabadell aseguraron ayer tener conocimiento de vigilancias especiales a cargo de policías nacionales de Barcelona en varios polígonos de la ciudad. La extensión de las redes y el reclutamiento de efectivos en acuartelamientos de ciudades distintas de donde se realiza el trabajo, vienen a confirmar los temores de la Jefatura Superior de Policía de Barcelona de que se trata de un negocio muy bien organizado, que presumiblemente reporta grandes beneficios a sus responsables.Según un alto funcionario de Jefatura, "detrás de las vigilancias especiales podría esconderse otro nivel de corrupción policial más alto y grave". "La corrupción que perseguimos con más interés no es la de las vigilancias, a las que consideramos ilegales y esperamos poder erradicar, sino que van hacia los grupos que dominan las salas recreativas, los negocios de los tragaperras y las casas de masaje", declaró a EL PAÍS la misma fuente.

En medios policiales se piensa que en muchos casos las vigilancias a empresas y zonas industriales las efectuan policías nacionales aislados, pero que en otros casos los policías forman parte de grupos más amplios, perfectamente organizados, cuyos beneficios son muy altos.

"El interés de la Jefatura Superior por llegar al fondo de este asunto se refleja en el hecho de que sea la Brigada Regional de Información la que se ocupe del caso" explicó la misma fuente, asegurando que han quedado aparcadas otras importantes investigaciones "por que entendemos que primero debemos demostrar que somos un Cuerpo limpio y capaz de llevar a cabo sin sombras el trabajo que nos han encomendado".

La existencia de vigilancias especiales en la comarca barcelonesa del Vallés Occidental fue confirmada ayer a EL PAÍS por fuentes de la Guardia Urbana de Sabadell. En el polígono industrial del Suroeste, que comprende desde la Gran Vía hasta el límite con el término municipal de Sant Quirze del Vallés, las realizan al menos cuatro personas, que patrullan a bordo de dos turismos por las calles del núcleo industrial.

La presencia de estos supuestos policías es oficialmente desconocida. por el ayuntamiento de Sabadell. Antonio Trives, teniente de alcalde de Gobernación, explicó que no conoce ningún caso "pero si hubiera alguno no me extrañaría, ya que los salarios que perciben los agentes de la Policía Nacional son bastante bajos".

Los que sí que conocen la existencia de este servicio paralelo de vigilancia son algunos de los agentes de la Guardia Urbana sabadellense, quienes en ocasiones los han encontrado en el polígono y se tratan con ellos de compañeros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de agosto de 1983