Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los pesqueros españoles cotinuarán faenando en aguas marroquíes, a pesar de que no se firmó el acuerdo definitivo

Los pesqueros españoles que faenan en aguas marroquíes podrán seguir haciéndolo en las mismas condiciones que hasta ahora mientras dure la actual negociación del acuerdo pesquero hispano-marroquí, aunque haya vencido anoche, a las 24 horas, el plazo de la prórroga de seis meses que concedió el Gobierno marroquí para negociar. El ministro marroquí de Asuntos Económicos, Taieb Bencheij, prometió a los negociadores que, mientras la negociación siga en pie, ningún pesquero será apresado, naturalmente respetando las habituales normas que regulan en el presente la actividad pesquera.

Esta decisión ha: sido necesaria porque después de que el sábado la parte marroquí introdujera en la negociación nuevas exigencias importantes, muchas de las cuales ya habían sido solucionadas en acuerdo previo, ayer domingo, último día del plazo de la prórroga, las partes no se pudieron reunir porque los marroquíes no habían aún completado el estudio de la nueva contrapropuesta española y decidieron dejar la discusión para hoy, lunes, ya fuera de plazo.Aunque ayer estaba prevista una nueva reunión entre el embajador español Raimundo Bassols y el ministro marroquí de Asuntos Económicos, Taieb Bencheij, éste último telefoneé a Bassols para para exponerle que su Gobierno precisaba de más tiempo para analizar la propuesta española presentada el sábado en respuesta al replanteamiento de las negociaciones planteado por Marruecos.

El sábado la parte marroquí sorprendió a la española planteando de nuevo y de forma diferente puntos importantes sobre los cuales ya se había alcanzado un acuerdo en reuniones anteriores. El más significativo de estos puntos era el que se refería al esfuerzo pesquero, cuya reducción ya había sido acordada que fuese definitivamente de un 40%, en vez del 70% que originalmente solicitaba Marruecos, y que esa disminución se escalonase en los cuatro años de duración que, según lo pactado, deberá tener si se firma el próximo acuerdo pesquero hispano-marroquí.

De acuerdo con aquel pacto, España tendría que reducir cada año un 10% su esfuerzo pesquero en aguas marroquíes. El sábado, sin embargo, la parte marroquí dijo que deseaba que esa reducción fuese del 30% el primer año, lo cual, junto con las otras variaciones introducidas, hizo pensar a la delegación española que era preferible ordenar el amarre de la flota.

A pesar de haber aceptado el acuerdo de principio de que el próximo convenio de pesca tenga cuatro años de duración, los marroquíes, como habían dicho al principio de la negociación y luego dejaron de lado, no quieren que la duración del acuerdo exceda en ningún caso a la fecha de ingreso de España en la Comunidad Económica Europea, y han solicitado ahora estipular contractualmente la posibilidad de denuncia del acuerdo si la entrada de España en el Mercado Común se produce antes de los cuatro años. Otro punto replanteado por Marruecos concierne a los intereses y plazos de los créditos de Estado a Estado que habían sido pactados por cinco años y a un 5% de interés, y que Marruecos pide ahora que sean por diez años y al 3% de interés.

Las 'ventanas de seguridad'

Quedan por solventar aún, además de los anteriores, numerosos aspectos técnicos en cuanto a las características de las artes de pesca, los diámetros de las mallas e incluso el espinoso tema de las ventanas de seguridad impuestas por el Ejército marroquí, Y que prácticamente han invalidado toda la costa sahariana, desde Cabo Nun al sur, para la pesca de la sardina y los cefalópodos, ejercida fundamentalmente por canarios y que tanto perjuicio lleva ya causado a la industria conservera canaria.

A este último respecto, Marruecos, después de los últimos ataques del Polisario en la región de Tan-Tan, en la provincia de Tarfaya, parece renuente a levantar esas restricciones que objetivamente constituyen una limitación considerable adicional a ese esfuerzo pesquero.

Hoy lunes, pues, será el día D de estas negociaciones pesqueras, que se encuentran actualmente en un punto dificil, pero que la decisión marroquí de extender tácitamente el actual statu quo pesquero permite abrigar una esperanza de que se llegue a un acuerdo. En cualquier caso, si se llegara a ese entendimiento que tanto trabajo cuesta dar a la luz, el próximo martes mismo podría viajar a Rabat el ministro de Asuntos Exteriores, Fernando Morán, para firmar con su homólogo marroquí, Mohamed Bucetta, éste que en realidad podría llamarse primer acuerdo pesquero -cumplido, cuando se cumpla- entre España y Marruecos.

Sería muy probable también que el rey Hassan II, que ha seguido muy de cerca y activamente esta negociación, recibiera al ministro español si las dos delegaciones llegan al final feliz que tanto buscan y que tantos obstáculos tiene en su camino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de agosto de 1983

Más información

  • La negociación proseguirá hoy, fuera del plazo previsto