Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Varios contusionados al disolver la policía una manifestación del Bloque Galego

Santiago de Compostela

Varias personas resultaron contusionadas al cargar la Policía Nacional contra una concentración de unos 7.000 manifestantes -entre 10.000 y 15.000, según los organizadores-, convocados por el Bloque Nacionalista Galego, que ocuparon la calzada e interrumpieron el tráfico en la plaza de Galicia, de Santiago, entre las 13,45 y las 18,30 horas de ayer. Las fuerzas antidisturbios, que practicaron un número indeterminado de detenciones, habían mantenido una actitud de vigilancia hasta el momento de la carga, en la que fueron disparadas numerosas pelotas de goma que alcanzaron a algunos de los manifestantes.La manifestación, convocada para celebrar el Día de la Patria Galega, iba encabezada por una pancarta con el lema El nacionalismo, la solución para Galicia, que portaban dirigentes del Bloque Nacionalista Gallego, entre los que se encontraban los parlamentarios autonómicos Bautista Alvarez y Lois Diéguez, así como el secretario general de la intersindical (INTG-CSG), Lois Ríos.

También desfiló una pancarta con el lema Unidad en la lucha antiimperialista, mostrada por representantes de las fuerzas de fuera de Galicia invitadas al acto: Herri Batasuna, OLP, FDR-FMLN (El Salvador), ORPA (Guatemala), el MIR chileno, PVP (Uruguay) y MNPL (Líbano).

A continuación, los alcaldes nacionalistas de Corcubión, Fene, Malpica, Carnota, Moafla y Boveda llevaban otra pancartam con la inscripción Por unos ayuntamientos nacinalistas.

Entre otras consignas, se entonaron las de Soberanía nacional, Calicia fuera de la OTAN, No a la colonización, Fraga, Felipe, Albor, la nueva Inquisición y No a la represión, libertad de expresión.

La manifestación se desarrolló sin incidentes hasta su llegada a la plaza de Galicia, en donde está situado uno de los accesos a la zona monumental de la ciudad. Fuerzas antidistrurbios cerraban esta entrada para garantizar el cumplimiento de una orden del gobernador civil de La Coruña por la que se prohibía el acceso de los nacionalistas al casco histórico, en previsión de que pudieran perturbar el desarrollo de los actos oficiales de ofrenda al Apóstol Santiago en la catedral.

En ese momento empezaron a corearse consignas contra el ministro del Interiory el PSOE y se procedió a la lectura de un comunicado conjunto en el que se pidió la unidad en la lucha por la liberación nacional de Galicia.

Ante la imposibilidad de entrar en la ciudad vieja, una parte de los integrantes de la manifestación decidió ocupar la calzada e interrumpir el tráfico en tanto no les fuese permitido el acceso. Durante las casi cinco horas de concentración, los manifestantes corearon consignas como "PSOE y policía, la misma porquería" y "Santiago no es vuestro, que es nuestro", mientras lanzaban monedas a las fuerzas de orden público. La tensión fue en aumento hasta que se produjo la carga, de gran dureza según testigos presenciales, que disolvió en pocos minutos la concentración. A última hora de la tarde continuaban produciéndose saltos aislados de grupos de personas procedentes de la manifestación, en medio de una intensa vigilancia policial en el casco histórico de Santiago.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de julio de 1983