Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Procesados los policías municipales de Ripollet por denuncia del 'ultra arrepentido'

Los policías municipales de Ripollet (Barcelona) Francisco Reina Lleonard y Daniel López Collado, y el civil Francisco Torres Mula, han sido procesados por un presunto delito de incendio, en grado de inducción, cometido en 1980 al proponer a miembros del autodenominado Ejército Español de Liberación que atentaran contra el coche de Carles Ferrer Cuscó, alcalde comunista de Ripollet.

El pasado viernes, 20 de mayo, el Juzgado de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional de Madrid dictó auto de procesamiento contra los dos policías municipales y un civil, implicados en las actividades del autodenominado Ejército Español de Liberación, según confesión realizada por el responsable del grupo Manuel Reinero Banda, conocido también como el ultra arrepentido.En el auto de procesamiento se decreta la prisión incondicional y sin fianza de los detenidos, quienes se encuentran en la prisión de Alcalá de Henares, y se suscribe además una orden de búsqueda y captura contra Francisco Torres Mula, quien desde que se iniciaron las investigaciones se encuentra en paradero desconocido.

La resolución Judicial ha sido recurrida por el letrado Ricardo Rives Marqués, que ha asumido la defensa de los dos policías municipales ante los tribunales penales y administrativos. El letrado Ricardo Rives considera que todo es un montaje político realizado por el ayuntamiento comunista para conseguir la reelección en la consulta municipal. Si prosperan las acusaciones, los dos policías municipales de Ripollet deberán comparecer, en fecha próxima, ante la sección tercera de la Audiencia Nacional, cuando se vea el juicio oral de la causa instruida por terrorismo contra los miembros del Ejército Español de Liberación.

Depositario de las armas

Manuel Reinero Banda, el ultra arrepentido, aseguró en su confesión del pasado 9 de marzo que los dos guardias municipales de Ripollet habían reclamado los servicios del Ejército Español de Liberación, para que atentara contra el coche del alcalde de Ripollet, que se oponía a que Francisco Reina Lleonard mandara las fuerzas de la policía local. Asimismo, habían recibido orden de asesinar al cabo Luciano y de incendiar el ayuntamiento, órdenes que no fueron acatadas.El ultra arrepentido acusaba, en su confesión, a Francisco Torres Mula, asegurando que éste era el responsable y depositario de las armas del grupo de extrema derecha. Reinero Banda, en su confesión del pasado mes de marzo añadió que Francisco Torres Mula recibió 470.000 pesetas procedentes de los botines obtenidos en algunos atracos. Con estas cantidades Francisco Torres pudo indemnizar a los trabajadores de su empresa de recauchutados, a los que había despedido de manera improcedente, según sentencia de Magistratura de Trabajo. Con las 20.000 pesetas restantes, y según declaración del ultra arrepentido, Torres Mula pagó los salarios atrasados del último de sus empleados.

Además de estas diligencias judiciales instruidas contra los dos policías municipales de Ripollet, la Audiencia Nacional ha ordenado al Juzgado central número 2 que abra unas diligencias previas paria dilucidar la responsabilidad de los dos policías municipales en el ametrallamiento del ayuntamiento de Palau de Plegamans (Barcelona).

Esta acción, reivindicada también por el Ejército Español de Liberación, fue realizada como protesta por el hecho de que no ondeara en la fachada la bandera española. Según confesión del ultra arrepentido, aquella noche se dirigieron en un coche de un cabo de la Guardia Civil de Ciutat Badia, hasta Palau de Plegamans. Primero dispararon contra una ventana del ayuntamiento para alertar a los guardias municipales, después lo hicieron contra la fachada del edificio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de mayo de 1983