Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia solicita a la CEE un préstamo de 30.000 milliones de francos para financiar sus importaciones y defender su moneda

Oficialmente, el lunes próximo, el Gobierno francés solicitará un préstamo de 30.000 millones de francos (unos 555.000 millones de pesetas) ante la Comunidad Económica Europea (CEE). Con este dinero hará frente al pago de sus importaciones y a la defensa del franco en caso de especulaciones monetarias. El endeudamiento bruto de Francia, actualmente, se elevaría a cerca de 400.000 millones de francos.Ayer ya fue estudiada la petición de Francia por el Comité Monetario de la CEE, integrado por altos funcionarios de los países miembros de la Comunidad. El próximo día 16 de mayo, el Consejo de Ministros de Finanzas de la CEE examinará en Bruselas los estudios previos, y se estima que dará una respuesta positiva al Gobierno de París.

Los 30.000 millones de francos solicitados por Francia serán aportados por los fondos denominados facilidades petroleras, creados por la CEE, desde que estalló la crisis del petróleo, para ofrecer créditos a sus países miembros en caso de necesidad de su balanza de pagos. Ese fondo está dotado de una suma que, actualmente, alcanza 40.000 millones de francos, lo que quiere decir que Francia lo utilizará mayoritariamente.

Desde que se reajustó el Sistema Monetario Europeo (SME) el pasado mes de marzo, el Gobierno francés ya dejó prácticamente claro que necesitaría recurrir, una vez más, a créditos exteriores para afrontar sus déficits. En aquellos momentos parece ser que no lo anunció oficialmente porque ello hubiese representado un gesto político desagradable para los demás países miembros de la CEE. En el plano internacional, el hecho se hubiese interpretado como un chantaje de París a las demás capitales europeas: "o me prestais dinero o abandono el SME".

En cualquier caso, esta solicitud de un nuevo préstamo por parte de Francia reviste a posteriori aspectos políticos importantes. El propio ministro de Finanzas, Jacques Delors, lo confirmó al declarar, ayer, que la petición del Gobierno de París resalta "la vinculación de Francia a las instituciones monetarias europeas y al SME". Por otra parte, a cambio del crédito en cuestión, las autoridaddes comunitarias adquieren un derecho de vigilancia sobre la marcha de la política económica del Gobierno socialista francés.

Política de austeridad

El Gobierno de este país, el año pasado, ya obtuvo un crédito de 30.000 millones de francos de un consorcio de bancos internacionales, y Arabia Saudita le concedió una línea crediticia de 15.000 millones de francos ampliable hasta el doble. Por ahora, la solvencia de Francia se mantiene ante los medios financieros internacionales, aunque ya se empiezan a notar datos de deterioro. Su endeudamiento bruto asciende a cerca de 400.000 millones de francos, de los que habría que sustraer algo más de 150.000 millones de haberes en los países extranjeros. Ahora bien, los deudores de Francia, en la mayoría de los casos, son insolventes.

En los próximos meses, el Gobierno francés juega a doble o nada con su actual política de austeridad, destinada precisamente a restablecer los grandes equilibrios para aprovechar la frágil reactivación económicia que parece percibirse en el mundo industrializado. Solicitando un préstamo a la CEE, y no a la banca internacional, Delors,como el presidente, François Mitterrand, una vez más han significado su deseo de practicar una política económica semejante a la de los demás países occidentales dirigidos por gobiernos conservadores. Con ello, desautorizan a los comunistas y a los socialistas duros, partidarios, todos ellos de una estrategia independiente a partir del abandono del SME.

Acto seguido, los que preconizan la lógica que ellos consideran de izquierda establecerían una política proteccionista de cara al exterior y, en el interior, "movilizarían los enormes recursos de los bancos, de las empresas y de las grandes fortunas, malgastados en la exportación de capitales, en gastos parasitarios y en la especulación", según una reacción de los comunistas (fuerza gubernamental) a la decisión del Gobierno de solicitar el préstamo de la CEE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de mayo de 1983

Más información

  • El Consejo de Ministros de Finanzas de la Comunidad estudiará la petición el próximo 16 de mayo