Los neutrales se apartan de Moscú y respaldan las enmiendas occidentales a la declaración final de la Conferencia de Madrid

Los países neutrales y no alineados recordaron ayer a la Unión Soviética que el documento RM-39 Revisado es tan sólo la base de la futura declaración final de la Conferencia sobre Seguridad y Cooperación en Europa (CSCE) y avalaron sin ambages las "mínimas, moderadas y aceptables" modificaciones propuestas la semana pasada por el grupo occidental.

Más información
Andropov, a favor de la desnuclearización del norte de Europa
El presidente suizo pide el final de la CSCE antes del verano

El pasado viernes, el máximo dirigente de la UR SS, Yuri Andropov, había sorprendido a los reunidos en Madrid con una carta en la que aceptaba la totalidad del documento, siempre y cuando no se tocara ni una coma.La reacción inicial de sorpresa de los neutrales -que de esta forma se veían alineados abiertamente con el bloque del Este- se transformó ayer en una clara toma de postura. común a favor de las enmiendas propuestas por Occidente.

Enmiendas que, según recordó ayer el embajador de la RFA, en nombre de los diez, permiten "llegar a un consenso sobre un documento que goce de credibilidad para nuestros pueblos".

Los países neutrales y no alineados, autores del documento ahora a debate (versión revisada y mejorada del que ha servido de base a las negociaciones iniciadas hace casi dos años) tomaron ayer la palabra, de forma concertada, para recordar a la Unión Soviética y a sus aliados que el RM-39 Revisado nunca ha sido considerado como un ultimátum, "sino tan sólo una base llamada a acoger mejoras".

Suecia considera que hay aspectos importantes a incluir en el documento final (sobre todo en el tema de los derechos humanos), opinión compartida, entre otros, por Austria, cuyo representante se brindó a mediar en la negociación, que a su entender, debería producirse en los próximos días.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Por su parte, Suiza -país que se abstuvo de participar en el llamamiento general de los neutrales y no alineados del pasado 18 de abril- entiende que las propuestas occidentales constituyen "un enriquecimiento sustancial del RM-39", por lo que deben incorporarse "en todo o en parte", pues ello mejorará el equilibrio del documento final. De las cuatro enmiendas propuestas por los países occidentales, tres son simples puntualizaciones al texto elaborado por los neutrales y, según un embajador de ese grupo, no deben ser insalvables para el Este.

Uno de los delegados occidentales en la Conferencia de Madrid comentó ayer, de forma un tanto gráfica, que los soviéticos "habían pretendido comprar en las rebajas de verano" y se habían hecho con un documento bastante aceptable. Por lo que "van a seguir haciendo de toro sentado durante bastante tiempo ... y luego negociarán".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS