Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SONDEO PREELECTORAL DE SOFEMASA PARA LAS ELECCIONES DEL 8 DE MAYO

El PSOE tendrá tres veces más votos que AP en las dos elecciones

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) podrá gobernar en solitario, con amplia mayoría absoluta que llegaría incluso a los dos tercios en la parte más favorable de la horquilla que establece este sondeo, tanto en la nueva comunidad autónoma de Madrid como en el ayuntamiento de la capital de España. La coalición que encabeza Alianza Popular (AP), que no mantiene el nivel de voto alcanzado el pasado 28 de octubre, alcanzaría escasamente la otra tercera parte, mientras que el Partido Comunista de España (PCE) se queda con las escasas actas sobrantes.El Centro Democrático Social (CDS) y el Partido Demócrata Liberal (PDL) son los dos grandes perdedores, especialmente el segundo de ellos, que se quedarían sin representación.

El Partido Socialista Obrero Español triplicaría prácticamente en votos populares a la coalición Alianza Popular-Partido Demócrata Popular-Unión Liberal (AP-PDP-UL) en las dos elecciones, lo que en la práctica, y por la aplicación de la ley D'Hont de restos electorales, supone algo más del doble de los diputados madrileños y de los concejales.

En concreto, los socialistas pasarían de 25 representantes en el Ayuntamiento de Madrid a disponer de entre 37 y 39 ediles, frente a los 15-17 de la derecha. El número de parlamentarios regionales previsibles es de 61-67 para el partido socialista y de 20-24 para los tres grupos coaligados. Los comunistas obtendrían entre 6 y 9 actas parlamentarias, y perderían la mitad de sus concejales en el municipio madrileño, esto es, de 9 bajarían a 4 ó 5.

Esta apreciación se desprende de la intención de voto (más tendencia) del 78,0% de los ciudadanos madrileños que ya han decidido concurrir a las urnas el próximo domingo, frente al 15,2% que no ejercerá este derecho y frente a los que no saben o no contestan a esta pregunta, que se sitúan en el 6,8%. En las elecciones autonómicas paralelas, los porcentajes son, respectivamente, del 72,9%, del 8,9% y del 18,2%.

Menos concejales

La pérdida de población de Madrid a lo largo de estos últimos cuatros años hace bajar de 59 a 57 el número de los concejales de su municipio. La mayoría absoluta se consigue ahora con 29 votos, número que sobrepasa ampliamente el partido socialista. Se da la circunstancia de que no sólo pueden gobernar en solitario, sin pactos ni compromisos de ningún tipo, sino que incluso, en el aspecto más favorable de la previsión, la candidatura presidida por el actual alcalde, Enrique Tierno, podría alcanzar hasta 39 concejalías, lo que supondría una más de los dos tercios, mayoría cualificada que la aún no renovada ley de Régimen Local exige para cuestiones como la aprobación de presupuestos extraordinarios o la municipalización de servicios de la ciudad. (En la gestión del actual ayuntamiento, en 1979 se tardó un mes en aprobar unos presupuestos extraordinarios porque la mayoría PSOE-PCE, de 34 votos, fue insuficiente. UCD disponía, como el PSOE, de 25 concejales, y se abstuvo en sucesivas votaciones o sus representantes se ausentaban a la hora del voto.)

El Partido Comunista de España (PCE) sufriría, según estas estimaciones, un serio retroceso electoral. De nueve concejales que obtuvo en 1979 con la lista encabezada por Ramón Tamames (hoy fuera del partido voluntariamente), pasaría a cuatro o cinco con Adolfo Pastor a la cabeza, un hombre semidesconocido para el madrileño medio, a pesar de haber sido durante un año concejal de Urbanismo.

El Centro Democrático Social, de Adolfo Suárez, alcanzaría la representación testimonial de un solo concejal (en este caso, la candidata es Rosa Posada, entre otros cargos ex secretaria de Estado para la Información en un Gobierno de Adolfo Suárez), únicamente en el improbable caso de rebasar el listón del 5% de los votos, ya que el voto decidido más la tendencia le sitúa únicamente en el 3,9%.

El hundimiento electoral del Partido Demócrata Liberal (PDL) -cuyo primer candidato es su presidente, Antonio Garrigues- es total. El sondeo le sitúa en el apartado de otros, con sólo un 1,1%.

El porcentaje de indecisos es del 6,9%, una cifra considerablemente baja comparada con las previsiones anteriores a las pasadas elecciones municipales.

De los 25 concejales con que contó Unión de Centro Democrático en estos cuatro años -no había otra fuerza política más a la derecha en el ayuntamiento que ahora se extingue; el PSOE tenía otros 25 escaños, y el PCE, 9-, la Coalición Popular, que encabeza en este caso el secretario general de AP, Jorge Verstrynge, sólo logra rescatar entre 15 y 17. Conjugando debidamente el factor abstención y estimando la fidelidad de los electores, el espectacular ascenso del PSOE en el ayuntamiento madrileño se debe a que araña al menos, en la circunstancia menos favorable, ocho concejales por su derecha y cuatro por su izquierda.

Mayoría absoluta del PSOE en la provincia

Aunque no se dispone del desglose pueblo por pueblo de los otros municipios de la provincia de Madrid, entre ellos los más importantes del cinturón (Leganés, Getafe, Alcalá, Móstoles, Alcorcón, etcétera), entre otras cosas debido a la dificultad de recoger muestra suficiente, la tendencia municipal global en la provincia arroja prácticamente los mismos porcentajes que en Madrid ciudad y que en las previsiones para los comicios autonómicos. Esto es, al PSOE se le estima el 56,7% de los sufragios; a la Coalición Popular. el 20,9%; al PCE, el 8,5% (porcentaje ligeramente superior); el 2,9%, al CDS, y el 2,1%, a otros, entre los que se encuentra el partido de Antonio Garrigues. Aquí la cifra de indecisos es ligeramente superior, del 8,1%.

La hegemonía del partido socialista sería, pues, total. El PCE, con sólo un 8,5% del voto estimado medio en la provincia, podría perder alguna de sus alcaldías principales, como la de Coslada, Pinto o San Fernando de Henares.

En ciudades importantes del cinturón, fundamentalmente en las citadas más arriba -todas las cuales superan los 125.000 habitantes y están situadas entre las más pobladas de toda la región centro (Castilla-León, Castilla-Mancha, Extremadura, etcétera), sólo rebasadas por el propio Madrid, Valladolid, Salamanca y Burgos-, los socialistas pueden gobernar igualmente en solitario.

Esta última estimación se sustenta en que, siempre según las previsiones del sondeo, los socialistas arrancarían un 20,8% del electorado comunista en la provincia de Madrid, mientras que únicamente un 4,6% de votantes socialistas han decidido ya dar su sufragio al partido comunista.

Según el estudio de la muestra, de los votantes de UCD en las elecciones de 1982 que tienen decidido concurrir nuevamente a las urnas y que no pueden repetir el sufragio por haberse autodisuelto el partido al que votaron, el 46,8% piensa dirigir su papeleta electoral hacia la coalición AP-PDP-UL, el 18,7% al PSOE y, curiosamente, sólo el 9,3% al Centro Democrático Social de Adolfo Súarez. La mayor fidelidad la practican los electores de AP y del PSOE, aunque el segundo araña un 5% al primero, por sólo un 1,3% al revés.

CDS y PDL, extraparlamentarios

En cuanto a las elecciones para la comunidad autónoma madrileña, se da la circunstancia de que todos los partidos subirían en porcentaje con respecto a los resultados alcanzados en las últimas elecciones legislativas del 28 de octubre pasado (tomando como referencia los sufragios del Congreso de los Diputados), con excepción de la coalición encabezada por Alianza Popular, que pierde casi seis puntos (baja del 26,18% al 20,6%). Así, el PSOE, que registra el alza más espectacular, pasaría del 48,40% de octubre al 58,6%; el PCE, del 4,13% al 7,7%, y el CDS, del 2,89% al 3,1%, aunque, como en el caso del Ayuntamiento de Madrid, no lograría ningún acta de diputado. El PDL se situaría únicamente en el 0,6% de los sufragios.

Ni el número uno del CDS, Carlos Revilla (antiguo concejal socialista y presidente de la Diputación Provincial de Madrid hasta que el acoso de sus propios compañeros de partido le hizo dimitir), ni Julián Chamorro, cabeza de lista del Partido Demócrata Liberal, se sentarán en el nuevo Parlamento madrileño. Ambos partidos serán extraparlamentarios.

De los 94 diputados que se eligen, la lista socialista que encabeza Joaquín Leguina, secretario general de la Federación Socialista Madrileña (FSM) y concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, podría alcanzar entre 61 y 67 escaños, lo que le aseguraría incluso la mayoría cualificada de los dos tercios, que se sitúa en 63 diputados, con el ya citado 58,6% de los votos estimados.

La coalición integrada alrededor de Alianza Popular, encabezada en estas elecciones autonómicas por Luis Guillermo Perinat, diplomático de carrera y ex embajador, entre otros países, en Gran Bretaña y en la Unión Soviética, contaría entre 20 y 24 escaños, y el Partido Comunista de España, entre 6 y 9. En esta previsión, el número de indecisos se sitúa en un 8,1%, porcentaje similar al global de la provincia de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de mayo de 1983