CIENCIA

La goleta 'Idus de Marzo' puede concluir mañana, en Chile, su expedición a la Antártida

La goleta española Idus de Marzo, que el pasado mes de enero abandonaba las costas españolas para realizar la gran aventura marítimo-científica de ser el primer barco velero español que realizase la singladura a través de la Antártida y también el primero, en doblar el cabo de Hornos en el sentido Oeste-Este, está a punto de conseguir realizar su gran odisea, ya que, si no surgen contratiempos de última hora, la goleta llegará a Punta Arenas, en Chile, mañana, martes, han informado a EL PAÍS del programa Onda pesquera, de la SER, desde cuya central se ha podido establecer comunicación con el barco español.

El capitán, Javier Babé, ha manifestado que durante esta larga aventura han tenido serios problemas tanto mecánicos como por culpa del mal tiempo que les ha azotado en algunas de las zonas, por cuyos motivos han tenido que hacer escalas imprevistas en los puertos de Recife, en Brasil y en Mar de Plata, en Argentina.

Objetivos científicos

En la goleta Idus de marzo navegan, además del capitán Javier Babé, diez tripulantes más, a los que hay que añadir los científicos que viajan a bordo con el fin de realizar estudios sobre los límites de las llamadas regiones antartica y subantártica, estudios de salinidades del agua, de las mareas y medidas metereológicas, cuyos trabajos aportarán datos de gran valor científico a los que ya se conocen sobre la región considerada más inhóspita de toda la tierra y que continúa escondiendo grandes secretos naturales a los que el hombre todavía no ha podido llegar.Durante esta aventura marítimo-científica que está a punto de finalizar con éxito, han ocurrido infinidad de anécdotas, entre las cuales, según la tripulación, destacarían el enorme interés que tenían todos en poder comunicarse radiofónicamente con el rey don Juan Carlos, pero que a causa de una avería en su estación emisora de radioaficionados no lo pudieron conseguir en la primera intentona.

Regresarán en avión

Días más tarde lograban hablar brevemente con la emisora del Palacio de la Zarzuela en el momento en que era manejada por otra persona, por lo que en aquella ocasión tampoco pudieron hablar personalmente con el Rey, aunque le transmitieron sus saludos.Después de la llegada a Punta de Arena, en Chile, tanto los tripulantes como los científicos emprenderán viaje de regreso a España por vía aérea, regresando días más tarde para recoger el barco y realizar la misma ruta en sentido inverso.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS