Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La operación policial en el País Vasco francés todavía no ha terminado

La operación policial iniciada el martes en el País Vasco francés "aún no ha terminado", afirmaron ayer, en París, fuentes solventes cercanas al Gobierno francés. La opinión en general coincide al señalar que "una mejor colaboración se ha establecido entre las administraciones socialistas española y francesa para combatir el terrorismo". Esto no quiere decir que Francia haya cambiado de política.Tras la redada del día 22, y con los informes recogidos últimamente, las fuentes consultadas por este periódico afirman que "habrá más detenciones". Esto se debe "no a que Francia haya modificado su política, sino a que ha cambiado el Gobierno en España, y ello está haciendo posible un trabajo policial más eficaz", informa desde París Feliciano Fidalgo.

El diario Le Monde comentaba ayer: "Los nuevos arrestos de vascos españoles en territorio francés señalan, no un giro de la política francesa respecto al terrorismo vasco español, sino la aceleración de un proceso iniciado desde hace algunos meses".

Esa política varió cuando, el año pasado, el ministro de Justicia francés, Robert Badinter, sometió a la aprobación del Gobierno la nueva normativa referente a las extradiciones. Según la misma, sin carácter retroactivo, podrían ser expulsadas de Francia todas aquellas personas que hubiesen cometido atentados en países democráticos, como lo es España.

En el marco de esta nueva colaboración política y policial se detuvo a Txomin, uno de los jefes históricos de ETA Militar, encarcelado desde junio. Durante estos últimos tiempos, en algún momento se creyó que iba a quedar en libertad, pero esa esperanza no cuajó. Hace 48 horas, en medios radicales del País Vasco francés se estimaba que Txomin será liberado en marzo y confinado acto seguido en el centro de Francia. Ayer, por el contrario, otros informes seguros opinaron que "ese asunto aún no está rnaduro".

Por otra parte, informa Efe, un tribunal de Pau condenó ayer a cinco años de prisión a Dominique Pulidori, un corso de 43 años, por participación en un atentado con explosivos contra el domicilio de un ex refugiado vasco español domiciliado en Biarritz. La bomba estalló en el momento en que la manipulaba otro delincuente, que resultó muerto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de febrero de 1983