Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

3.000 personas protestan en Cáceres por el articulado del Estatuto extremeño

Alrededor de 3.000 personas se manifestaron ayer en Cáceres para protestar contra el articulado del Estatuto de Autonomía para Extremadura por el tratamiento de desigualdad de representación que se concede a esta provincia en la futura asamblea autónoma. La manifestación había sido convocada por una organización denominada Bloque Cacereño Antiestatuto que pretende canalizar las acciones tendentes a impedir que la proporcionalidad representativa se consume. En días anteriores vehículos publicitarios y anuncios en los medios de comunicación invitaban a los ciudadanos a sumarse al acto.

A las doce horas partió la manifestación, que iba encabezada por el presidente de la Diputación, Jaime Velázquez, el alcalde de la ciudad, Manuel Domínguez, y representantes de los partidos políticos de centro, derecha y del regionalista Extremadura Unida. Una pancarta abría la comitiva con una leyenda que decía "No al estatuto de Badajoz". Desde la plaza Mayor de Cáceres, la manifestación recorrió diversas calles hasta culminar en la Cruz de los Caídos, a la entrada de la ciudad, donde desemboca la carretera que conduce a Badajoz. Muchos de los participantes procedían de diversos pueblos de la provincia.En este lugar se pronunciaron diversos discursos alusivos al Estatuto. Los oradores aludieron al contenido del proyecto y consideraron como una injusticia y una discriminación la concesión de treinta representantes a Cáceres mientras que a Badajoz se le adjudican 35, lo que, en opinión de los manifestantes, significaría una colonización de esta provincia.

Un representante de Extremadura Unida se mostró muy radical en su exposición e incluso llegó a proponer la creación de una frontera en los límites de las provincias. Mientras hablaban los oradores, elementos del Bloque Popular de Extremadura, organización política de izquierda, coreaban gritos para obstaculizar el acto.

El presidente de la Diputación, en manifestaciones al término de la marcha, se expresó diciendo que ésto no era una lucha de ciudadanos de Cáceres contra los de Badajoz, y admitió el carácter político de estas acciones que no pretenden sino exigir un trato igualitario con Badajoz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de febrero de 1983

Más información

  • Consideran discriminatoria la asignación de diputados a su provincia