Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El plan de modernización del Ejército de Tierra renovará completamente la estructura actual

El ministro de Defensa, Narcís Serra, explicará el próximo día 24 a los miembros de la Comisión de Defensa del Congreso los principales aspectos del plan META (Modernización del Ejército de Tierra), según informan fuentes solventes. El META incluye la reducción de efectivos humanos del Ejército -en cerca de 90.000 hombres-, la reorganización militar del territorio -las actuales nueve regiones militares se convertirán en cinco o seis- y la dotación de material más adecuado a las principales unidades, sobre todo mis¡les de defensa aérea y contracarro.

Expertos militares del Estado Mayor del Ejército han expuesto en las últimas semanas a Narcís Serra los detalles que abarca el plan META, que, según las citadas fuentes, ha sido asumido globalmente por el nuevo titular del departamento. Los estudios sobre el plan se iniciaron a finales de 1979, y algunos mínimos aspectos del amplio proyecto ya han sido llevados a la práctica. Los capitanes generales y el jefe del Estado Mayor del Ejército, general Ramón de Ascanio y Togores, son informados periódicamente sobre la marcha de tales estudios.El META, que es elaborado en la división de Organización y Planes del Estado Mayor del Ejército, persigue "estructurar y determinar el Ejército adecuado a España para la década de los noventa". Está dividido en seis subplanes que, a su vez, tienen sus propios programas. Los subplanes son conocidos con las denominaciones ORGA (Estructura Orgánica y Funcional), DEMA (Demarcaciones Territoriales), MATE (Recursos Materiales), HUMA (Recursos Humanos), ORDE (Ordenamiento Jurídico) y APER (Actividades Permanentes).

90.000 hombres menos

La materialización del ORGA ya se inició en el año pasado, con la aprobación de las órdenes ministeriales que fijaron las estructuras básicas del Cuartel General del Ejército, de la Fuerza -conjunto de unidades operativas- y del Apoyo a la Fuerza -o logística-. Mediante estas tres órdenes, los responsables del META persiguen una mayor operatividad del Ejército, por lo que, de entrada, las nuevas normas potencian el papel de los capitanes generales como mandos operativos de cada demarcación territorial, mientras las funciones burocráticas o administrativas corresponderán a los gobernadores militares.

Respecto a la estructura de la Fuerza, el META prevé la organización del Ejército en Mandos Operativos y Reserva General. Los Mandos Operativos serán las unidades operativas de cada región. La Reserva General quedará integrada por unidades directamente dependientes de la cúspide militar del Ejército, como la Brigada Paracaidista, las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET), la Brigada de Caballería, los regimientos de transmisiones, etc.

Esta nueva estructura del Ejército supondrá una amplia reducción de los efectivos humanos y, por tanto, una disminución de las plantillas de profesionales de las cuatro armas. Aunque el subplan HUMA no ha definido todavía la cifra exacta en que tendrá que ser reducido el Ejército, fuentes militares bien informadas han apuntado en repetidas ocasiones que el Ejército de los años noventa estará compuesto por unos 160.000 hombres, frente a los 255.000 que integran el actual. La reducción, por tanto, sería superior a los 90.000 hombres. En principio, ya está prevista la desaparición de las brigadas de Defensa Operativa del Territorio (DOT), de las que actualmente hay una por cada región militar.

El proyecto de ley sobre el Servicio Militar, cuyas líneas generales también serán explicadas por Narcís Serra a los parlamentarios, contempla este nuevo planteamiento. Por un lado, reduce el tiempo de estancia en filas de dieciocho meses a unos doce, y por otro, prevé la posibilidad de que varios miles de soldados firmen contratos para permanecer en el Ejército, como voluntarios, durante tres o cuatro años. De esta manera, se piensa conseguir una importante reducción y una elevación del nivel de profesionaliz ación y especialización de las unidades.

Cinco o seis regiones

Ante estas previsiones, y teniendo en cuenta las amenazas probables, el META pretende igualmente la reorganización militar del territorio. Para ello, el DEMA persigue que en cada región militar o demarcación esté situada la unidad adecuada para responder a la correspondiente amenaza hipotética. Basados en este esquema, los responsables del DEMA entienden que las actuales nueve regiones militares -además de las dos capitanías de Baleares y Canarias- deben reducirse a cinco o seis demarcaciones territoriales, situadas en el centro, Sur, Levante, cornisa cantábrica y Pirineos. El hecho de que sean cinco o seis demarcaciones dependerá -han dicho fuentes competentes- de que la zona contigua a los Pirineos sea organizada como una sola demarcación militar o como dos.

Esta reorganización territorial, que deberá ser debatida en las Cortes, puede conllevar problemas de carácter político, derivados de la delimitación de las nuevas demarcaciones y de su coincidencia o no con los territorios de las comunidades autónomas. La elección de la correspondiente ciudad como cabecera de demarcación también puede acarrear problemas de competencia entre capitales como Zaragoza y Barcelona, Sevilla y Granada, Valladolid y La Coruña, etc.

Respecto a los planes de modernización material del Ejército, el subpIan MATE incluye, entre sus principales proyectos, la mejora de la defensa antiaérea con la adquisición de misiles de baja cota, valorados en unos 33.000 milones de pesetas -los misiles se situarán preferentemente en Levante y zona del Estrecho-, la potenciación de la defensa contracarro con la compra de un elevado número de misiles -muchos de ellos serán destinados a la defensa de Ceuta y Melilla- y la potenciación de las unidades acorazadas, de montaña y de transmisiones, así como las dedicadas a la denominada guerra electrónica.

En cuanto a los subplanes APER y ORDE, el primero se limita a recoger las actividades anuales del Ejército, y el segundo, a la materialización jurídica de cada uno de los avances del META. Una vez aplicados estos planes, los responsables del META opinan que España contará con un "Ejército pequeño, pero más ágil y eficaz que el actual. Necesitaríamos un Ejército más potente", han dicho, "pero los proyectos han tenido que adecuarse a los medios económicos de que disponemos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de febrero de 1983

Más información

  • Narcís Serra explicará a los parlamentarios los detalles del META