Aragón denuncia deficiencias en los traspasos a la comunidad

Todas las competencias que tiene transferidas la comunidad autónoma de Aragón presentan importantes deficiencias. La más grave de ellas es la insuficiencia de medios económicos y de personal con que se acompañarán los servicios. Esta es la conclusión a la que llega el estudio elaborado por los miembros de la representación aragonesa en la comisión mixta de transferencias, con el fin de, al mismo tiempo que se gestiona la asunción de nuevas competencias, renegociar las ya existentes.Desde la formación del nuevo equipo de Gobierno (centrista, al igual que los anteriores) se ha venido trabajando en este informe, cuyos datos pormenorizados aún no se han hecho públicos. La impresión global es que todos los servicios están mal transferidos; en unos casos, por carencias de personas -debidas, en principio, a la reticencia de los funcionarios a pasar a la Administración autonómica-, y en otros, porque no se habilitó el presupuesto adecuado. También la transferencia de instalaciones y material ha sido, en opinión de la representación aragonesa en la comisión, deficiente, con elementos inutilizables e incluso inexistentes.

Es significativo, asimismo, que prácticamente la totalidad de las competencias de la Diputación General tienen carácter coactivo, ya que vienen a limitarse a funciones de inspección, vigilancia o sanción. Todo ello hace que la gestión de la autonomía tenga mala imagen entre los aragoneses.

La inadecuada negociación de las transferencias entre los anteriores Gobiernos central y autonómico fue silenciada en la etapa precedente, e incluso se llegó a cesar a un consejero que denunció esta situación.

La delegación aragonesa en la comisión mixta -integrada por todos los partidos parlamentarios- se propone, por otra parte, trabajar simultáneamente en la negociación de nuevas competencias. Lo solicitado -y ya ha habido reuniones preparatorias- es de tal envergadura que completaría en un 70% u 80% las posibilidades que marca el Estatuto el 1 de enero de 1984.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS