Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

46 años de prisión para ocho integrantes del 'comando Madrid' de ETA Militar y absolución para siete procesados

La Audiencia Nacional ha condenado a los integrantes del llamado comando Madrid de ETA Militar a un total de 46 años y cinco día de prisión. A Juan Antonio Madariaga le han correspondido catorce años de prisión mayor por colaboración con bandas armadas y depósito de armas de guerra. A Jimena Alonso, siete años de prisión mayor por el mismo delito, y a Carmen Santos Fontenla, Félix Vicuña, Carmen Sampedro y Juan Carlos Martínez Bastarrica, seis años y un día cada uno, también por un delito de colaboración En el caso de Carmen Santos, "por la escasa relevancia del acto cometido", el tribunal pedirá clemencia al Gobierno.

De acuerdo con la sentencia, hecha pública ayer, la Audiencia condena a una de las hijas de Jimena, Alda Chalmeta Alonso, a la pena de seis meses y un día de prisión menor por un delito de colaboración con bandas armadas en grado de tentativa, y a Agueda Urquijo Alzaldegui a seis meses y un día de prisión menor, en concepto de encubrimiento del delito de colaboración. Quedan absueltos los restantes procesados, Amaya Andreu, Elena Bartolomé, José de la Paz Sánchez, Víctor García Hoz Rosales, Lucía Vicuña, Dolores Illescas y Margarita Irastorza, que estaban acusados del delito de conspiración."En conjunto, la sentencia es ajustada, bastante favorable, pues reconoce implícitamente argumentos expuestos por la defensa en el juicio. Sin embargo, no estoy de acuerdo con la condena a Jimena Alonso", declaró ayer a EL PAÍS el abogado Fernando Salas, quien interpondrá recurso de casación contra dicha sentencia con respecto a su defendida. Jimena Alonso se encuentra en Madrid, en libertad provisional, situación que mantendrá mientras no resuelva el Tribunal Supremo.

Por su parte, Juan Antonio Madariaga permanece en la cárcel madrileña de Carabanchel, de la que probablemente será trasladado al penal del Puerto de Santa María (Cádiz). Según el primer resultando de la sentencia, Madariaga ingresó como miembro de base en ETA militar en 1979; a partir de 1980 y, hasta su detención en septiembre de 1981, permaneció en Madrid, organizando un grupo de información en unión de una mujer, denominada Carmen (Belén González Peñalva, ahora en situación de rebeldía), que alquiló un piso para ocultar a los activistas de ETA. En el piso habían confeccionado tres ficheros, con gran cantidad de datos referentes a numerosas personalidades de la vida pública, todos ellos fruto de las averiguaciones y vigilancias a las que se dedicaban y que pasaban regularmente a los centros directivos de la organización en Francia. En mayo de 1981, Madariaga construyó un zulo o escondrijo en una finca de El Boalo (Madrid), propiedad de Jimena Alonso, donde ocultó abundante armamento.

A propósito de Jimena Alonso, la sentencia destaca sus inquietudes políticas, su integración en el movimiento feminista y su trabajo en la Librería de Mujeres. El texto indica que la procesada conoció a Carmen en 1979, y, a través de ella, al acusado Madariaga, con quienes trabó una estrecha amistad. Los actos de cooperación por los que se acusa a Jimena son: domiciliación del seguro del automóvil de Belén González y ocultamiento de éste en la finca de El Boalo, traslado por Madrid de Madariaga y otros activistas de ETA, y autorización a Madariaga y Belén González para que construyeran el zulo. Por último, dice la sentencia que Jimena procuró a Belén refugio en casa de una amiga, Carmen Santos Fontenla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de enero de 1983

Más información

  • TRIBUNALES