Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GALICIA

Las dunas de una playa de Miño podrían ser destruidas por acuerdo del Ayuntamiento

Santiago de Compostela

El Ayuntamiento de Miño, según un acuerdo adoptado por siete votos favorables y cinco en contra, pretende destruir las dunas de su playa Grande, comprendidas en la zona de conjunto artístico y paraje pintoresco, declaradas e inventariadas como tales en espacios naturales protegidos por Icona.Según informaron miembros directivos de la Sociedad de Estudios Miñenses Las Marismas, la pretensión municipal es una monstruosidad y pone en peligro la estabilidad de la propia playa. Las dunas y arenal de la playa Grande forman parte de una parcela en la que se había efectuado un relleno de tierra, cuya ilegalidad fue declarada por una sentencia y diversas resoluciones de la Audiencia Territorial de La Coruña.

La útima resolución, dirigida al alcalde del municipio, requería la inmediata ejecución de la sentencia, es decir, la restitución de la marisma como tal. Esta resolución, que incluía responsabilidad judicial de no ser atendida, no ha sido puesta en práctica todavía, cuando ha transcurrido casi un mes.

En la solicitud del Ayuntamiento para la ordenación de aparcamientos y acampadas en la playa Grande "se falsifica", según los mismos informantes, "la situación real del terreno y de la obra a realizar, ya que se hace figurar como tierra lo que es arena y dunas. Este proyecto cuenta con un presupuesto de dieciséis millones de pesetas".

El problema de las marismas de Miño fue planteado en el año 1974, sin que hasta ahora, y a pesar de las diversas resoluciones judiciales, haya tenido solución real.

La Sociedad de Estudios Miñenses considera como agravante la actuación del alcalde y secretario del Ayuntamiento, que, en contra de las resoluciones, "se han atrevido a intentar realizar obras en la parcela ilegalmente".

El problema se planteó inicialmente contra la constituida sociedad Playa Grande Miño, SA, entre cuyos miembros figuran Antonio Alvarez Rodríguez y Jorge Etcheverría López (en nombre de la Sociedad Etcheverría, SA, y Prietsa), cuya finalidad es "la explotación de toda clase de terrenos en el aspecto turístico, recreativo y deportivo en la playa de ese nombre". Desde 1976, el Ayuntamiento intervino administrativamente en esa situación, iniciando el relleno de las marismas con el pretexto de construir un campo de fútbol.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de enero de 1983