Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"La LOAPA no me parece una buena ley", afirma Gregorio Peces-Barba en Barcelona

La LOAPA "no me parece una buena ley", dijo anoche el presidente del Congreso de los Diputados, Gregorio Peces Barba. No obstante, reconoció la "buena intención" del texto al intentar resolver las "zonas de penumbra" del título octavo de la constitución, y dijo que sólo cabía acatar lo que decidiera el Tribunal Constitucional, sin "dramatizar" el conflicto. También afirmó que ya existen enemigos del cambio, pero que no se refería ni a la oposición parlamentaria ni a quienes ejercían la "legítima crítica".

Peces Barba, que hizo estas manifestaciones en una conferencia titulada reflexiones sobre el cambio, habló de "algunas personas que están iniciando una filosofía común en ciertos escritos", a los que tachó de "mercenarios del desprestigio que sirven a estos enemigos del cambio" y que "han empezado a no dar cuartel al Gobierno desde el primer día". Afirmó que esta posición minoritaria es especialmente visible en sectores de la Prensa madrileña.

El presidente del Congreso de los Diputados inició su conferencia organizada por el Club Prisma, con una mención expresa el ex presidente de la Generalitat Josep Tarradellas por el honor que le hacía por encabezar las autoridades presentes en la sala, entre las que se encontraban el nuevo gobernador civil de Barcelona, Ferran Cardenal; el vicepresidente del Congreso, Josep Verde Aldea; y el secretario general del PSC, Joan Reventós.

El parlamentario socialista, que pidió que las reflexiones prudentes que hiciera se las atribuyesen al presidente del Congreso y las imprudentes al profesor universitario, se refirió a la que llamó "cuestión regional o nacional", para afirmar que, desde su punto de vista, el término nacionalidad "es sinónimo de nación", así como que ese reconocimiento fortalecía la idea de España "como nación de naciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de diciembre de 1982