Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El nuevo Gobierno

Un técnico con experiencia exterior

El alejamiento de España en los últimos años del nuevo titular de Obras Públicas y Urbanismo ha sido la causa de que su nombre no sonase en ninguna de las quinielas que se han realizado en las últimas semanas sobre la composición del Gobierno socialista. Julián Campo, 44 años, nació en Las Arenas (Vizcaya); está casado y tiene treshijos. Su matrimonio con Pilar Llopis, sobrina del anterior secretario general del PSOE, Rodolfo Llopis, le vincula familiarmente a los socialistas. Los que le recordaban de su etapa anterior -relacionada con el Ministerio de Hacienda- siempre le concedieron un cargo fijo en dicho Ministerio, fuese quien fuese su titular.

Sin embargo, Campo no es un principiante en la política: perteneció, según cuentan algunos de sus compañeros, al ala más radical del Frente de Liberación Popular (FELIPE) y en 1974 ingresó en el Partido Socialista Obrero Espa ñol. Sus conocimientos de los problemas europeos, tanto de política pura como de política económica, influyeron para que acompañara al nuevo presidente de Gobierno Felipe González, en diversos viajes por el viejo continente.

La trayectoria profesional de Campo le acercaba más al área de Hacienda del nuevo Gabinete que a Obras Públicas y Urbanismo (MOPU). Sin embargo, las sucesivas recomposiciones que González ha realizado hasta llegar a la actual composición del Gobierno ascendieron a Campo al MOPU.

Economista, ingeniero industrial, Julián Campo, aparte de trabajar en algunos momentos en distintos consulting privados, aprobó la oposición de inspector financiero y tributario. Posteriormente fue subdirector del Instituto de Estudios Fiscales y director de la Escuela Financiera y Tributaria. Hasta el pasado verano fue consejero financiero de la Embajada de España en Washington, siendo su titular José Lladó y Fernández Urrutia. A partir del 28 de octubre y durante todo el período en que el anterior Gobierno estuvo en funciones, Julián Campo, junto con Francisco Fernández Marugán formó parte de la comisión socialista de transferencias que negoció con Jaime García Añoveros el traspaso de poderes en el Ministerio de Hacienda. Las funciones que en principio le estaban asignadas las ocupará, fortalecidas en sus contenidos, el también inspector financiero José Víctor Sevilla.

Pasear por el campo y recorrer España, cuyas carreteras se conoce al dedillo, son dos grandes aficiones de Julián Campo. Se declara católico, pero no muy practicante, y, como Felipe González, fuma puros habanos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de diciembre de 1982

Más información

  • JULIAN CAMPOObras Públicas y Urbanismo