Edward Kennedy anuncia que no se presentará en 1984 a la elección presidencial

Agencias

El senador Edward Kennedy, de 50 años de edad, anunció ayer en Washington que no será candidato en las elecciones presidenciales de 1984. En una conferencia de Prensa explicó que su decisión se basa en motivos familiares y que, tras su próximo divorcio, considera que debe dedicar más tiempo a sus hijos. "Para mi familia", añadió, "la campaña electoral de 1980 fue en algunos momentos difícil. Es demasiado pronto para perdirles que soporten una prueba similar".

La decisión, según fuentes allegadas a la familia, fue definitivamente adoptada el pasado jueves, en una reunión familiar con motivo de la tradicional fiesta de Thanksgiving, día de acción de gracias. Sus hijos Kara, Edward y Patrick habrían insistido para que renuncie a presentarse como candidato a la nominación presidencial por el Partido Demócrata.

El presidente Ronald Reagan, que conoció en Brasilia la decisión del senador demócrata, comentó: "No creo haber tenido por costumbre imitar a Kennedy".

Ted Kennedy, que fue elegido por primera vez senador por el Estado de Massachusetts a la edad de treinta años, pasó a convertirse en una primera figura de la política norteamericaría en 1968, cuando su hermano Robert fue asesinado cuando estaba a punto de alcanzar la candidatura para la presidencia por el Partido Demócrata. Recibió así, a los 36, años de edad, el capital político que forjó su hermano John, asesinado cinco años antes, siendo presidente de Estados Unidos.

Una historia dramática

El joven político añadió por su parte nuevas notas de dramatismo a la ya trágica historia familiar. El escándalo de Chappaquiddick, un accidente de avión que por poco le cuesta la vida, el cáncer óseo de su hijo Teddy -a quien amputaron una pierna-, el divorcio de su esposa Joan, tras veintidós años de matrimonio y tres hijos, han marcado una carrera política que ha tenido su mayor revés en 1980, al no poder arrancar al entonces presidente Jimmy Carter la nominación presidencial por el Partido Demócrata. Kennedy, sin embargo, demostró este año seguir siendo imbatible en el Estado de Massachusetts, donde renovó, por amplio margen de votos, su escaño en el Senado. Por ello, la decisión anunciada ayer en Washington no se se interpreta en ningún caso como una retirada de la vida política, sino más bien como un respiro táctico que puede permitirle presentarse como candidato a las elecciones de 1988 o 1992, dentro de diez años, cuando tenga sesenta años de edad.La retirada de Kennedy, que figuraba como principal aspirante del Partido Demócrata a la nominación presidencial, puede favorecer las aspiraciones del ex vicepresidente Walter Mondale, segundo en las preferencias de los votantes demócratas. Otro candidato que puede verse favorecido por la retirada de Kennedy es el senador Gary Hart, del Estado de Colorado, uno de los principales políticos liberales del Congreso. Pero Mondale cuenta con el apoyo de las centrales sindicales, uno de los elementos claves para conseguir la nominación del partido, y que pueden jugar un papel decisivo en las elecciones de 1984.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 01 de diciembre de 1982.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50