Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CINE

Los Monty Python aprovechan su éxito

El grupo humorístico inglés Monty Python es claramente popular en Estados Unidos. Se deduce, al menos del entusiasmo del público que abarrotó el local del Hollywood Bowl, donde los seis caricatos actuaron en directo, realizando un buen número de parodias, ilustradas con breves filmaciones que permitieran su necesario cambio de vestuario.La película que ahora se estrena en España no es más que el reportaje de aquel espectáculo: una fórmula muy propia de la televisión pero que se exhibe en gran pantalla sin precisarle al espectador qué es exactamente lo que va a ver.

Ironizan sobre los viajes turísticos organizados por agencias, sobre el repertorio de tópicos de los adultos frente a la gente joven, sobre los filósofos de la antigüedad, a quienes enfrentan en un partido de fútbol; inventan también unas extraños despachos especializados en encontrar nuevas formas de andar o en facilitar a los clientes desahogos de discusiones o insultos; explican las distintas formas de lanzar tartas a la cara de los enemigos... Esporádicamente, aparecen filmaciones en las que ellos interpretan cuentos infantiles (el de Caperucita, por ejemplo, obviamente transformada en una mujer fuerte, frente al inocente lobo feroz), aunque otros se refieren a dibujos animados.

Monty Python en Hollywood

Dirección: Terry Hughes y los miembros del grupo Monty Python. Guión e interpretación de Graham Chapman, John Cleese, Terry Gillíam, Eric IdIe, Terry Jones y Michael Palin. Secuencias filmadas de lan MacNaughton. Documental. Norteamericana, 1982. Local de estreno: Madrid 1.

Un espectáculo que, en directo, fue probablemente divertido para los espectadores norteamericanos, pero que, a juzgar por las reacciones del público español de estreno, no se prolonga con la misma gracia en sus imágenes filmadas: la buena disposición previa fue trastocándose en evidente desilusión aunque, de vez en cuando, algún gag despertaba las sonrisas colectivas.

Grabación en vídeo

Cinco cámaras de vídeo fueron grabando la actuación de Monty Python. No siempre bien manejadas, producen encuadres raros, con personajes amputados o torpemente seguidos en sus movimientos bruscos. Es lógico que así sea para cualquier emisión televisiva en directo; más discutible en una película, que precisaría de un tratamiento cinematográfico más cuidado.Esa improvisación se prolonga a los subtítulos castellanos, que no traducen los múltiples juegos de palabras de los payasos ingleses. Hay momentos de desconcierto entre los espectadores de nuestro país ante la incomprensión de lo que Monty Python declaman; en otras ocasiones, los subtítulos ingleses, destinados a que se coreen las canciones, quedan suciamente cubiertos por otros castellanos, que llegan tarde.

Los incondicionales del grupo humorístico son los mejores destinatarios de este discutible producto. El sorprendente éxito de La vida de Brian en España no se ha prolongado en otras películas de los mismos directores. Los caballeros de la mesa cuadrada y La bestia del reino se han mantenido en cartel durante mucho menos tiempo. Lo cierto es que eran títulos aún menores. La mejor película, obra del grupo, aunque, en realidad, sólo obra de uno de sus miembros, Terry Gilliam, fue, sin duda, Los héroes del tiempo. Tampoco fue una película aclamada, aunque su capacidad imaginativa estaba muy por encima de ese vago y fácil humor, de chistes tópicos, con que han marcado su trayectoria fundamental. En ella se basa esta nueva entrega.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de diciembre de 1982

Más información

  • 'MONTY PYTHON EN HOLLYWOOD'