Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eugenio Nasarre cree que en su breve mandato ha llevado "cierta paz interna" a Prado del Rey

Eugenio Nasarre presentó ayer como uno de los mayores logros de su corta gestión al frente de RTVE un superávit de explotación de 2.350 millones de pesetas. Además de la satisfactoria gestión contable también se autoatribuyó la consecución de "una cierta normalidad y paz interna en Prado del Rey" y el tratamiento que se dio a las elecciones generales y al viaje del Papa a España. El director de RTVE no entró a fondo, sin embargo, en los problemas de incompatibilidades, corrupción y falta de producción propia que afecta sobre todo a Televisión Española.

El director general de RTVE que fue nombrado para este cargo el pasado 23 de julio anunció ayer en el transcurso de una reunión con los medios informativos que presentará la dimisión formal de su cargo tan pronto como tome posesión el nuevo presidente del Gobierno y a continuación pasará a formar parte del cuerpo de funcionarios del Estado con expectativas de destino.En la reunión de ayer Eugenio Nasarre hizo un balance de lo que calificó "efímera gestión", se refirió a los logros que había obtenido durante este tiempo y adelantó algunos datos de los próximos presupuestos de RTVE que pondrá en manos del gobierno socialista así como de un proyecto de construcción y puesta en funcionamiento de un satélite español de telecomunicaciones que permitiría en este país la existencia de nueve canales de televisión a partir de 1988.

Según propias explicaciones de Nasarre, quien en las últimas semanas ha llevado a cabo la transmisión de poderes de RTVE directamente con la representación socialista en el Consejo de Administración, la nueva dirección general se encontrará con una gestión no sólo sin deuda sino con un superavit de explotación de 2.350 millones de pesetas procedentes fundamentalmente de los ingresos de publicidad que han superado los 4.500 millones de pesetas previstos el año anterior.

Tras afirmar que el periodo de su corta gestión ha sido el de menos conflictos y polémicas en TVE Nasarre dijo que desde el punto de vista económico dejan al nuevo equipo una gestión normal, sin huecos y cubiertos todos los compromisos adquiridos. Eugenio Nasarre ha dejado también a la nueva administración socialista "por si quiere utilizarlo" un proyecto de presupuestos de expansión que asciende a 53.000 millones de pesetas lo que supone un incremento de un 20% con respecto a los presupuestos del año anterior sin que aumente la partida dedicada a gastos de personal (un 63% en los nuevos presupuestos, mientras que en los anteriores era de un 67%).

Elecciones y viaje del Papa

Otro factor que ha citado Nasarre como logro dentro de su gestión es el tratamiento dado por los medios estatales a las elecciones generales y al viaje del Papa a España. El director general ha señalado que se emitieron tantas horas por RTVE del viaje del Papa "porque era un acontecimiento histórico, religioso (y, por tanto, de interés para la mayoría de los españoles), con perspectivas de una amplia demanda de público y porque no se podía establecer agravios comparativos si se retrasmitían los actos de una determinada región y se omitían los de otra.Sobre el estilo y el tratamiento informativo, sin ninguna opinión en contra, dado al viaje del Papa, Nasarre dijo que se había encomendado a los profesionales de la casa y que este tratamiento no ha sido distinto al de otros temas. Nasarre anunció que en la línea informativa dada a los acontecimientos de las elecciones y del viaje del Papa los medios del Estado estaban preparando la retransmisión de las dos jornadas de investidura del presidente del Gobierno los próximos días 30 de este mes y 1 de diciembre.

Otro de los "retos" que el actual director general de RTVE deja en manos de los próximos gestores socialistas es un estudio para la construcción de un satélite español sobre el soporte de lanzadores Ariane con el fin de conseguir que funcionen en 1988 nueve canales de televisión directa, cinco por satélite y cuatro por conexión terrestre. Según Nasarre, este proyecto, que ampliaría sensiblemente la oferta televisiva de la sociedad española y que daría paso a la televisión pluralista y privada, es económicamente viable ya que costaría una inversión de 30.000 millones de pesetas, menos que el presupuesto anual de RTVE.

El director general de RTVE se marcha sin haber resuelto el tema de las incompatibilidades en Prado del Rey. Durante su gestión ha realizado dos encuestas de requerimiento entre el personal, pero tan sólo ha obtenido respuestas muy minoritarias. Este es, por tanto, uno de los temas que deberá resolver en su totalidad la administración socialista. Nasarre explicó que con su cese quedarán rescindidos también los contratos de ocho cargos de responsabilidad en RTVE que él llamó.

La próxima semana Eugenio Nasarre celebrará la última reunión de transmisión de poderes con consejeros socialistas, de los que, según diversas fuentes del Consejo, va a salir el próximo director general de RTVE que será nombrado por el primer Consejo de Ministros. El cambio de los doce miembros del Consejo de Administración de RTVE se negociará posteriormente entre todas las fuerzas parlamentarias. Como fórmulas de partida se presentan la composición de ocho socialistas por cuatro miembros de Alianza Popular (opción que defiende AP); siete socialistas, cuatro aliancistas y uno de UCD o la otra fórmula parecida de ocho socialistas, tres aliancistas y uno de UCD.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de noviembre de 1982

Más información

  • Se siente satisfecho de su gestión al frente de RTVE