Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ERT ofrece nuevas garantías hipotecarias a sus acreedores

Unión Explosivos Río Tinto (ERT) ha ofrecido a sus bancos acreedores, de los que pretende una nueva financiación de 10.000 millones de pesetas en líneas de redescuento, garantías hipotecarias sobre partidas de su activo que no contaban con ninguna carga anterior. Los bancos extranjeros que integran la comisión de seguimiento de las deudas de ERT habían intentado, a lo largo de la pasada semana, conseguir que los pagos decenales que realiza Campsa a Explosivos como consecuencia de las importaciones de crudo que realiza por cuenta de aquélla constituyesen las garantías principales a la nueva financiación necesaria para que la empresa pueda mantener su actividad hasta el próximo mes de marzo fecha en la que se ha com prometido a tener diseñado un plan de reestructuración.Hasta el momento, ERT ha conseguido de sus acreedores nacionales un anticipo de 3.000 millones de pesetas, que le ha permitido hacer frente a sus necesidades de tesorería más perentorias. Esta cantidad pertenece a una de las dos partidas de 5.000 millones de pesetas en las que se ha instrumentado la nueva financiación a aportar a la empresa. Concretamente, será descontada de los 5.000 millones que se han comprometido a facilitar las entidades que tenían asumido riesgo en papel comercial con ERT, en proporción directa al importe de sus líneas de descuento a 31 de octubre de 1982. Este capítulo corresponde casi íntegramente a la banca nacional, ya que los extranjeros no suelen realizar este tipo de operaciones. Los otros 5.000 millones de pesetas serán facilitados en proporción a los riesgos totales que las distintas entidades crediticias tenían asumidos a finales del pasado mes de setiembre.

Las nuevas garantías aportadas por ERT están constituidas, en su mayor parte, por efectos comerciales con vencimientos entre 180 días y tres años, y proceden de la venta de pisos de la división inmobiliaria de la compañía. Estas garantías pasarán, una vez sea aceptada la refinanciación parcial, a garantizar la segunda línea de créditos, es decir, los proporcionales a los riesgos totales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de noviembre de 1982