Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

La tendencia vendedora frustró las esperanzas

Ha comenzado la semana en los mercados de valores españoles con unas sesiones que han decepcionado a los tradicionales seguidores de las bolsas, al no aportar en su evolución ningún signo nuevo y continuar prevaleciendo unos flujos vendedores, que, sin ser excesivamente importantes, sí resultaban más que suficientes para superar ampliamente a una débil demanda, que mostraba, en cualquier caso, muy poca convicción.El grupo eléctrico, con las ampliaciones de algunos de sus representantes más caracterizados en puertas, ha sido el sector que, en su conjunto, ha aguantado mejor el embate de los vendedores. Su índice particular en el mercado madrileño perdía sólo ocho centésimas, y después de terminar el período hábil de contrataciones parecía existir entre los inversores unos deseos de tomar títulos de estas sociedades, que se reflejaba en una discreta demanda, sostenida hasta última hora de la mañana.

Por el contrario, los bancos han continuado ofreciendo un espectáculo en el que las ventas han resultado siempre en franca mayoría. El Banco de Bilbao era quien, en el mercado madrileño, sufría en menor medida las presiones vendedoras. 237 títulos era el saldo total vendedor que presentaba y su cotización repitió el valor alcanzado en la última reunión.

Sin embargo, Banesto volvió a encabezar los rankings de oferta, con una diferencia negativa de 241.716 títulos, lo que le obligaba a aceptar un repliegue en el precio de sus acciones de cuatro puntos, manteniéndose al cierre la clara posición de oferta de los especialistas.

El Banco Popular, por su parte, que recortaba tres puntos, consiguió cerrar tomando el ciento por ciento de las 8.650 acciones que ofrecía la caja como resto vendedor. Esta actitud del más pequeño de los siete grandes bancos, ha querido ser interpretada por los más optimistas como un síntoma de que en las reuniones de hoy posiblemente este sector, en su conjunto, o al menos algunos de sus valores, consigan interrumpir la serie de pérdidas que vienen acumulando a lo largo de las últimas reuniones.

Santander fue el otro valor destacado por el volumen de su oferta, concretamente 53.723 acciones aparecían sin tomador, perdía cuatro puntos, y al final no conseguía que repuntase la demanda.

En cuanto al mercado barcelonés, parece que aguantó con mayor soltura la presencia de los vendedores a lo largo de la reunión, ya que su índice general era el que experimentaba un menor retroceso, y su sector eléctrico, sin dar grandes muestras de actividad, conseguía superar la jornada con alguna decisión.

En cuanto a los acontecimientos políticos que puedan afectar al mercado, la atención de los especialistas se centra en el discurso que dirigirá el Rey a las Cámaras mañana, jueves, y no sólo por el contenido que pueda tener el mensaje real, sino por la intención o el deseo que pueden tener algunas de las fuerzas que actúan a diario en el mercado de presentar ese día una bolsa con un rostro amable.

Puestos a buscar esperanzas donde sea, se espera incluso que detalles de este tipo sean capaces de reanimar una demanda sin pulso, que ni tan siquiera las reiteradamente comentadas ampliaciones de los valores eléctricos están siendo capaces de activar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de noviembre de 1982