Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Asesinado el jefe de la División Acorazada

Enérgica reacción de varios capitanes generales en favor de la Constitución y de la democracia

Los capitanes generales de las regiones militares con sede en Barcelona, Valencia, Sevilla y Valladolid, y el general Francisco Carbonell, anterior jefe de la División Acorazada Brunete, manifestaron ayer de forma enérgica su repulsa por el atentado mortal contra el general Víctor Lago Román, al tiempo que señalaron su convicción de que el mismo no influirá para nada en el proceso de transición que vive ahora el país.

En opinión de estos jefes militares, se trata de una provocación estudiada por los terroristas, en la que no caerá en modo alguno Ejército, que en una mayoría abrumadora, que alguno de estos capitanes generales sitúa en un 99,99% -"el Ejército está más unido que nunca-, está del lado de la Constitución, de la Corona y del proceso democrático. El general Saénz de Santa María cree que este atentado dificulta una salida negociada para la pacificación del País Vasco".José Saénz de Santamaría, Capitán General de Cataluña, declaró que "aparte de la consideración dolorosa de la muerte de un amigo, se trata de un auténtico mazazo, de un atentado terrorista muy estudiado con el fin de crear inquietud de cara a este momento de transición que vive ahora España e intentar impedir que tome posesión el Gobierno mayoritario salido de las urnas. Es muy significativo, además, que el asesinato tenga lugar cuando se está produciendo la visita del Papa en un clima de normalidad y de asistencia extraordinaria de fieles.

"Yo relaciono", prosigue, "este atentado con el reciente de Vitoria contra la Policía Nacional. Es una provocación clara para que se entre en la espiral acción-represión por parte del Gobierno. Tengo que decir que el Ejército no caerá en esta provocación. De cara a la pacificación del País Vasco, he dicho ya, y repito ahora, que la solución pasa por aislar a los terroristas de la población civil, y una vez logrado esto hay que terminar con estos criminales. Creo que esta acción va a impedir por el momento la posibilidad de una salida negociada al terrorismo en el País Vasco".

Rafael Allendesalazar y Urbina, Capitán General de la Tercera Región Militar, con sede en Valencia, declaró también que "se trata de una muerte muy dolorosa para mí, porque el general Lago me sucedió en la División Operativa del Territorio y en el Gobierno Militar de Madrid. Esta es una herida nueva, que, una vez más, el Ejército va a tomar con la mayor serenidad y tranquilidad posibles en una circunstancia así, sin que esto signifique que no nos duela el asesinato en lo más profundo. No va a influir, por mucho que quieran los terroristas, en el proceso democrático, ni mucho menos. Hay que decirles claramente que a ver cuando se convencen de que el Ejército, en un 99,99%, está con la Constitución y con la Corona, que es un Ejército sin fisuras. No van a conseguir provocar a nadie, que estén seguros de eso".

El Capitán General de la Segunda Región Militar, con sede en Sevilla, Manuel Saavedra Palmeyro, hizo un llamamiento a la serenidad de todos los militares presentes en el acto de entrega de condecoraciones que presidió ayer, y calificó a los agresores de "alimañas pertenecientes a un grupo minoritario que pretende implantar el caos y el terror en nuestra patria". Saavedra Palmeyro subrayó que este atentado "no debe provocar el cese de nuestras actividades normales, ya que ese es uno de los objetivos que precisamente persiguen los terroristas, esto es, romper la normalidad".

El Capitán General de la VII Región Militar, ubicada en Valladolid, declaró que "estoy indignado por la muerte de un ciudadano de bien y un compañero de armas excepcional. Hay que acabar con estos asesinos con las leyes en la mano. Y si las leyes son blandas, tendremos que cambiarlas, pero hay que terminar con este terror como sea. No creo, en absoluto, que esta nueva herida que se abre en el Ejército impida la normal evolución de los acontecimientos políticos próximos. De esto estoy totalmente seguro".

El general Francisco Carbonell, anterior jefe de la División Acorazada, hoy en la situación B y destinado en Tenerife, declaró ayer a nuestro corresponsal Carmelo Martín que el atentado no pone en riesgo alguno a la democracia, "aunque eso es lo que se está intentado por parte de los asesinos". En su opinión, "si se tiene la decisión de actuar con todo el poder de la ley, no solamente se desestabilizará la democracia, sino que se dará una mayor seguridad a los ciudadanos.

El general Carbonell destacó las palabras de Felipe González, ayer, a Televisión Española: "El futuro presidente del Gobierno hizo una referencia clarísima a que el Gobierno está dispuesto a hacer uso de todos los medios que la ley permite. Y se ha referido también al respaldo de los españoles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de noviembre de 1982

Más información

  • El general Saénz de Santa María cree que el atentado dificultará una salida negociada al problema vasco