Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un voto de censura puede derribar hoy al Gobierno irlandés

El Gobierno irlandés de Charles Haughey podría caer hoy en el voto de censura que tendrá lugar en el Dail (Parlamento) de Dublín. La oposición, encabezada por Garret Fitzgerald, ha logrado imponer esta moción, y Haughey no dispone de una mayoría absoluta. Su derrota podría llevar a las terceras elecciones generales en la República de Irlanda de los últimos dieciocho meses.Desde que ganara las últimas elecciones, generales, ocho meses atrás, la gestión gubernamental de Haughey ha estado envuelta en una continua polémica, incluso dentro de su partido, Fianna Fail. Haughey no ha logrado aliviar los graves problemas económicos del Eire después de una década de desarrollo sin precedentes. La muerte de un diputado de su partido y la grave enfermedad de otro han puesto al Gobierno en minoría, a falta de tres votos. La supervivencia de Haughey -y se ha hecho famoso por ella- depende ahora de los tres diputados del Partido de los Trabajadores -dos de los cuales ya le han negado su confianza- y de dos independientes. Los observadores apuntan que Haughey podría perder la moción de censura por un voto, a no ser que saque a Jim Gibbons de su trata miento cardiaco. Pero Gibbons, incluso si los médicos se lo permitieran, podría votar en contra. Actuó como testigo principal en el juicio contra Haughey, en 1970, por tráfico de armas.

Las últimas encuestas de opinión dan a Fitzgerald como claro favorito para primer ministro, con una mayoría de su partido Fine Gael en coalición con el Partido Laborista. Unas elecciones con este resultado serían bien acogidas en Londres, separado de Dublín por la actitud antibritánica adoptada por Haughey durante la crisis de las Malvinas. Fitzgerald se muestra más conciliador que Haughey hacia la población protestante norirlandesa, lo cual podría impulsar el proceso anglo-irlandés para solucionar el Ulster.

El Gobierno irlandés ha presentado un proyecto de ley sobre un referéndum sobre el aborto. Si sus planes triunfan, el aborto seguiría siendo ilegal en el Eire, pero su prohibición sería constitucional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de noviembre de 1982