Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento catalán rechazó la moción de censura contra el presidente de la moción de la Generalitat

El Parlamento catalán rechazó ayer la moción de censura constructiva contra el Gobierno autónomo del presidente Pujol, presentada la semana pasada por el grupo parlamentario del PSUC. El candidato a la presidencia, el independiente Josep Benet, obtuvo tan sólo veintiún votos (veinte comunistas y el suyo propio); 56 diputados votaron en contra (Convergència i Unió, Esquerra Republicana y los diputados no adscritos Eduard Punset y Marià Lorca, próximos a CDC), y 53 se abstuvieron (socialistas, centristas, Centro Democrático y Social, Partit dels Comunistes, Partido Socialista de Andalucía y el diputado no adscrito, próximo al PSC, José Acosta).

El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, señaló al término de la sesión que el resultado reflejaba que su Gobierno era el mejor posible: "La moción de censura debe ganarse, así lo dice el reglamento. Si se pierde, obviamente gana el contrario". Pujol cree que la moción no ha supuesto desgaste político alguno para el Consejo Ejecutivo que preside.La lectura de los votos emitidos que hacía el candidato Josep Benet era totalmente distinta: "Si el reglamento hubiera permitido la presentación de una moción de censura crítica, sin candidato alternativo a la Presidencia, hubiera triunfado. De todas formas, estoy satisfecho, ya que el debate ha sido clarificador para la política catalana. Los partidos que han tildado la moción de censura de inoportuna y electoralista se han equivocado, ya que a prior¡ el beneficio electoral es igual para todos los grupos, que han podido definir libremente su política en el Parlamento".

Para Benet, el debate de estos días ha sido de los más importantes que se han producido en la Cámara catalana: "No ha llegado la sangre al río, se han discutido a fondo los problemas y se ha reactivado el papel del Parlamento como sala de debate político". Un ejemplo de la cordialidad con que se han desarrollado estos debates lo refleja el que al término de la sesión del jueves , Benet; el conseller de Trabajo, Joan Rigol; el portavoz del PSUC en la Cámara, Rafael Ribó, y el diputado de la coalición Convergència i Unió Jaume Camps, tomaron amistosamente una copa de champaña. El diputado no adscrito, pese a ser propuesto por el PSUC como alternativa presidencial a Jordi Pujol, quiere seguir manteniendo su condición de independiente, por lo que ahora que ha finalizado el debate de la moción de censura no participará, ni siquiera indirectamente, en el campaña de los comunistas catalanes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de octubre de 1982

Más información

  • El candidato alternativo solamente obtuvo los votos de los comunistas