Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Liberados 15 rehenes del centenar de secuestrados en Honduras

Quince rehenes fueron liberados el sábado por el comando chinchonero que desde el día anterior ocupa la Cámara de Comercio de San Pedro Sula (Honduras), donde se encuentran aún 89 personas, entre ellas los ministros de Hacienda y Economía. Este es el primer resultado de las negociaciones que el Gobierno hondureño ha decidido entablar con los rebeldes "por razones humanitarias".

Las autoridades de Tegucigalpa han impuesto como interlocutores únicos al obispo local, al nuncio y al ministro consejero de la Embajada de Venezuela. A través de ellos exigió la liberación inmediata del personal de servicio de la Cámara. También hizo saber a los guerrilleros que las conversaciones quedarán interrumpidas en el momento en que sea ejecutado un solo rehén.El "segundo al mando" ha declarado en conversación telefónica que no cumplirán su ultimátum mientras, se mantengan abiertas las negociaciones. El plazo. dado por los guerrilleros al Gobierno expiraba a las 18.30 del sábado. Manifestó igualmente que la liberación del personal de servicio había sido aceptada "por principio".

A cambio de esto, el comando chinchonero ha conseguido que el Ejército se retire a quinientos metros del edificio. Unos doscientos soldados de elite, muchos de ellos dotados con fusiles de mira telescópica, rodean el inmueble.

En varias ocasiones han abierto fuego contra la Cámara de Comercio. El tiroteo fue más intenso poco después de que uno de los empresarios retenidos consiguiera fugarse saltando por una ventana. Pero los disparos tuvieron que cesar cuando los guerrilleros colocaron a sus rehenes en las ventanas.

Uno de éstos, el ministro de Economía, Gustavo Alfaro, declaró por teléfono, visiblemente nervioso, que los disparos causaban pánico en el interior del edificio y que estaban poniendo en peligro las vidas de los rehenes.

El comando chinchonero mantiene sus exigencias iniciales: liberación de setenta presos, políticos, en su mayoría salvadoreños; expulsión de los asesores militares de Estados Unidos, Chile, Israel,y Argentina; expulsión también de los soldados somocistas refugiados en el país; cese de la intervención hondureña en el conflicto de El Salvador, y publicapión de varios manifiestos en la Prensa. Esta última condición tal vez ha sido ya aceptada por el Gobierno.

El movimiento nacional de liberación chinchonero es una de las organizaciones guerrilleras que esporádicamente han irrumpido en la actualidad política de Honduras, casi siempre para adjudicarse algún atentado con bombas. Varios comandos fueron detenidos en los últimos meses en la zona de San Pedro Sula, la ciudad más próspera de Honduras, con un pequeño sector de industria transformadora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de septiembre de 1982

Más información

  • Prosiguen las negociaciones entre el Gobierno y el comando izquierdista 'chinchonero'