Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RELIGION

El tema de la paz divide a los católicos alemanes en su congreso anual

Ayer comenzó en Düsseldorf el 87 congreso anual de los católicos alemanes, bajo el signo de la división interna, pese a que el lema del encuentro es el pacifismo y la libertad en la sociedad. En efecto, junto al congreso oficial, que reúne a unos 100.000 participantes, se desarrolla un contra-congreso, organizado por las comunidades de base, con unos 50.000 participantes.

Los organizadores del congreso oficial no estaban dispuestos, en un principio, a que "se les impusiera el tema del pacifismo", pero las masivas manifestaciones pacifistas que tuvieron lugar en el otoño pasado y en el mes de junio les hicieron ver que la paz era el tema de actualidad.Lo que ocurre es que no lo entienden de la misma manera los congresistas y contra-congresistas. Así, mientras el congreso oficial propone la necesidad de medidas disuasorias contra la ofensiva soviética, el congreso de las comunidades de base se manifiesta contrario a las armas atómicas. Ambas manifestaciones de los católicos alemanes cuentan con una nutrida representación de relevantes personalidades. El primado de Polonia, José Glemp y el arzobispo de París, Juan María Lustiger, flanquearán al presidente de la Conferencia Episcopal de la República Federal, José Hoeffner, quien ayer dio lectura a un mensaje de Juan Pablo II. El fundador de la teología política, Juan Bautista Metz, el represaliado Hans Küng y el ministro nicaragüense de cultura, Ernesto Cardenal, animan las discusiones de los católicos de base. El viernes tendrá lugar una discusión pública sobre el tema de la paz, en la que intervendrán, entre otros, el canciller Helmut Schmidt, el demócrata Helmut Kohl, y el promotor del movimiento pacifista alemán, Erhart Eppler.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de septiembre de 1982