Tribuna:Tribuna
i

El poder de la Escuela de Chicago en Chile

Las teorías de la Escuela de Chicago, cuyo profeta principal es Milton Friedman, han sido las protagonistas de la política económica del régimen militar chileno desde el golpe de Estado del general Pinochet en septiembre de 1973. Esta herencia tan desagradable ha intentado ser paliada por el mismo Friedman, y en Espafía, por sus hijos espirituales, principalmente por el divulgador de Friedman en nuestro país, el profesor Pedro Schwartz.Así, el Nobel de Economía decía, por ejemplo, en un coloquio celebrado en Londres en 1976: ¡Yo no he estado dirigiendo la política económica de Chile! Llevo todo un año sin saber si sentirme halagado o simplemente divertido por los poderes que se me atribuyen. Estuve en Chile seis días hace un afío (en abril de 1975). No he vuelto a tener contactos con este país, y, sin embargo, se me tiene por el guía de la política cotidiana de aquel Gobierno".

Estas mismas ideas han sido desarrolladas por Pedro Sdhwartz en bastantes ocasiones. Así, por ejemplo, en una entrevista publicada este mismo año (El Europeo, número 957), y titulada Friedman es un defensor de las libertades individuales, Schwartz comentaba: "Se ha acusado a Milton Friedman de haber sido consejero económico de varias dictaduras. Esto es estrictamente falso, una simple calumnia que demuestra que las lecciones de Goebbels todavía se aplican en cierto periodismo español. No es cierto que Friedman haya sido consejero de Pinochet, ni de Videla, ni de Chiang Kaichek Jr. El ha esta¿lo en Chile una sola vez, invitado durante una semana por la Universidad Católica de Chile. Allí visitó a las autoridades en simple visita de cortesía...". Y al enviar a este periódico, hace escasamente dos meses, el libro Paro e inflación, de Friedman, editado por el IEM, Schwartz mandaba, asimismo, una explicación que decía: "Este libro recoge tres conferencias del profesor Friedman en distintas partes del mundo: la conferencia pronunciada en Estocolmo con ocasión de la entrega del Nobel, en 1976; la conferencia pronunciada en la Universidad de Pittsburg, organizada por la Fundación Alex Walker, y la conferencia pronunciada en Santiago de Chile durante su última visita a este país, el 26 de marzo de 1975".

Friedman en Santiago

Efectivamente, Friedman no ha sido consejero directo de Pinochet, pero muchos de sus discípulos más aplicados de la Escuela de Chicago han formado el equipo económico del dictador chileno. Por otra parte, no es cierto que Friedman haya estado una sola vez en Chile. A finales del pasado año el matrimonio Friedman se encontraba en Vida de¡ Mar presidiendo una reunión de la sociedad Mont Pelerin, conocida como "la Trilateral de los liberales", a la que pertenece el profesor Schwartz, que, sin embargo., no asistió a ella.

Milton y Rose Friedman fueron recibidos por el general Pinochet, y así aparecieron, dándole la mano, en las primeras páginas de todos los diarios chilenos. Antes de asistir a la reunión de la Mont Pelerin (fundada en 1947 por el también premio Nobel de Economía, el austriaco Von Hayek), Friedman pasó por Perú, donde Vargas Llosa le hizo una entrevista para la televisión. El escritor peruano le preguntó si tenía alguna duda moral al observar que sus teorías eran aplicadas generalmente en países con Gobiernos autoritarios: "No", respondió Friedman; "no me gustan los Gobiernos militalres, pero busco el mal menor".

La reunión de la Mont Pelerin, a puerta cerrada, fue calificada de aquelarre (conciliábulo de brujos), y en ella, según se pudo filtrar, uno de los presentes reiteró la pregunta de Vargas Llosa, es decir, la necesidad de un Gobierno autoritario para implantar el modelo liberal. Friedman replicó: es peligroso imponer el esquema bajo condiciones militares, "ya que es perfectamente posible aplicarlo bajo un régimen de democracia".

Los 'Chicago boys'

Las tesis de la Escuela de Chicago han tenido su laboratorio más puro en Chile, niucho más que en los centros en los que fueron producidas. "Lo que no se atreven a hacer en Estados Unidos, lo experimentan en la periferia, como si fuésemos cobayas", declaraba un conocido economista chileno que trabaja en la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), y que tuvo responsabilidades con la Unidad Popular.

El libro de los Friedman Libertad para elegir está expuesto en todas las librerías chilenas, pero el programa de televisión, similar al que ahora se emite en Espafía, pasó inadvertido, sin el menor éxito'de audiencia. Los discípulos de Friedman han sido los que han conducido la economía chilena desde 1973. Todos ellos, Sergio de Castro (sacrificado por Pirlochet en la última crisis ministerial, pero antes todopoderoso ministro de Hacienda), Sergio de la Cuadra (actual ministro de Hacienda), Rolf Lüders, Alvaro Bardón, etcétera, son calificados por el resto de las familias ideológicas de economistas latinoamericanos como sectarios, fanáticos, ayatollahs del liberalismo ("Sólo con Jomeini se pueden comparar en su devoción hacia el liberalismo", decía el economista citado antes). Incluso otros economistas liberales, más próximos a la realidad, no dejan de considerarles extremistas.

¿Cómo puede producirse este extraño maridaje entre anarcocapitalistas civiles y militares autoritarios, como ha ocurrido en Chile, Argentina, Turquía ... ? En Chile hay que remontarse, para explicarlo, a finales de los años cincuenta. La Universidad Católica de Chile estableció un convenio con la Escuela de Chicago. Así, un grupo de chilenos fue a estudiar economía con Milton Friedman; fueron la primera generación de Chicago boys. Luego volvieron y enseñaron el friedmanismo en la facultad de Económicas de Santiago, que se convirtió en un reducto de los Chicago boys.

Con la Unidad Popular, unos se fueron del país y otros siguieron enseñando. Estos últimos, convencidos de que el régimen de Salvador Allende, instaurado por las urnas, duraría poco, elaboraron un modelo económico para Chile, que fue enseñado en medios castrenses.

Cuando el golpe de Estado de septiembre de 1973, Pinochet les llamó para que se hiciesen cargo de la economía del país. Ellos aceptaron. Su líder fue, hasta hace poco tiempo, Sergio de Castro, anterior subsecretario, ministro de Economía y ministro de Hacienda, ahora desplazado por Sergio de la Cuadra ante las presiones que el Gobiemo militar viene recibiendo desde hace aproximadamente un año de todos los estamentos sociales, trabajadores, empresarios, parados,... por la crisis económicaque tuvo el pasado año su inicio. De Castro ha sido el principal exponente de Friedman en Chile.

Poco tiempo después de su última visita a Chile, Friedman escribió un artículo en la revista Newsweek, en el que, entre otras cosas, decía: "Predigo que la política de mercado libre no durará si el Gobierno militar no es reemplazado por un Gobiemo civil... De lo contrario, tarde o temprano, y probablemente más temprano que tarde, la libertad económica sucumbirá al carácter autoritario de las fuerzas armadas". Se trata del divorcio, del final del maridaje.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 21 de agosto de 1982.