Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El centro regional de Televisión en Galicia es el que emite menos programación propia

El centro regional de RTVE en Galicia es, junto con el de Murcia, el que menos programación ofrece de toda España. Tres horas semanales, con carácter periódico, durante el invierno, son suficientes, según la dirección de centros regionales del Ente Público RTVE, para satisfacer las demandas de la comunidad autónoma gallega. Fuerzas municipales y culturales han criticado, sin éxito, la política televisiva en Galicia y la gestión del director del centro, Eugenio Pena.

Televisión Española posee en Santiago de Compostela un centro regional de producción y emisión de programas, compuesto por un estudio con dos cámaras de color, un telecine, un laboratorio de color y dos magnetoscopios. La plantilla está integrada por 35 profesionales, entre locutores, técnicos, redactores y ad ministrativos. AI frente de la unidad está, desde sus comienzos, Eugenio Pena y, también figura con responsabilidades de mando, un delegado de personal, que realiza funciones administrativas.

Sin corresponsales fijos

La estructura técnica y humana se completa con un cámara y un operador de sonido en cada una de las cuatro capitales de provincia y en las ciudades de Vigo y Ferrol. La televisión gallega no tiene corresponsal es fijos fuera de la sede de Santiago. Hasta el momento, el centro se sirve de colaboradores esporádicos que cobran tarde, mal y, por supuesto, a destajo.Con este plantel, TVE en Galicia ofrece, de lunes a viernes, media hora de noticiario a través de su programa Panorama de Galicia, y media hora de deportes, los lunes, durante el invierno. Panorama de Galicia intenta ser un informativo regional. Pero, pese al esfuerzo de algunos de sus redactores y locutoras, que realizan una selección adecuada de noticias y un digno empleo de la lengua gallega, el programa no pasa de ser un gris mosaico de reportajes aburridos y sin interés. Las imágenes suelen emitirse cuatro y cinco días después de haberse producido las noticias.

El centro regional en Galicia carece de presupuesto propioto dos los gastos deben serjustificados ante Madrid, de donde proceden también los sueldos de la plantilla. Según uno de los profe sionales, "aquí no hay dinero ni para montar una tarima para una cámara". El funcionamiento interno del centro, además, deja bastante que desear. Una parte de los periodistas y locutores mantiene serias discrepancias con la gestión del director sobre el tratamiento informativo que se da a la realidad gallega.

El pasado lunes, los 4.000 asistentes a la final de un campeonato de fütbol de playas en Vigo, dedicaron una sonora pitada de varios minutos a un receptor de televisión situado en el centró del terreno de juego. La protesta fue promovida por el concejal de Deportes del Ayuntamiento vigués, Antonio Nieto Figueroa.

Nieto Figueroa interpeló personalmente sobre esto al propio Carlos Robles Piquer, con motivo de una reciente visita del ex director de Radiotelevisión Española a Pontevedra. Robles Piquer prometió en aquella ocasión enmendar los posibles fallos. Pero las deficiencias han continuado. El tratamiento que TVE en Galicia concedió a los enfrentamientos entre la población de Cangas y las fuerzas del orden, motivado por el confflcto en el transporte de la ría, de Vigo, pareció escrito al dictado del Gobiemo Civil, y los dos descarrilamientos seguidos del expreso Rías Bajas no existieron para el centro regional de Televisión. El 70% de las noticias que difunde este centro corresponde sólo a la zona norte de Galicia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de agosto de 1982