ARAGON

El alcalde de Zaragoza suspende la actividad de los policías 'especiales'

El alcalde de Zaragoza, Ramón Sáinz de Baranda, dispuso ayer por la tarde la suspensión provisional de todas las actividadéis que realiza la Unidad de Vigilancia Especial (UVE) de la policía municipal como consecuencia de los problemas de indisciplina protagonizados por la mayor parte de sus miembros.

El decreto del alcalde es consecuencia del expediente abierto a algunos mandos de la citada unidad, por supuesto incumplimiento del régimen interno de disciplina, en relación, incluso, con el, uso indebido del armamento dentro de las dependencias municipales.

La unidad, formada con voluntarios de la policía municipal zaragozana, hace aproximadamente dos años, realizaba habitualmente tareas de vigilancia y represión de la delincuencia nocturna.

Según distintas fuentes consultadas aunque resulta innegable la eficacia demostrada por estos especiales en las tareas que tenían encomendadas, en los últimos meses se amontonaban en el Ayuntamiento zaragozano las protestas de los ciudadanos por el excesivo celo y prepotencia esgrimidos por los integrantes de la UVE.

Los responsables y miembros de la unidad desoyeron -de acuerdo con las citadas fuenteslas reiteradas llamadas de atención y apercibimientos de las primeras autoridades municipales y, recientemente, protagonizaron un seudomotín en el interior de las dependencias consistoriales, en cuyo transcurso llegaron a esgrimir sus armas reglamentarias.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS