Los conflictos en Oriente Oriente

Teherán anuncia que la guerra continuará en el sur de Irak

Con restallantes gritos de "muerte a Beguin", coreados por decenas de miles de personas, comenzó ayer en la Universidad de Teherán la tradicional plegaria de los viernes, en la que el ayatollah Musavi Ardebili, presidente de la Corte Suprema de Justicia de Irán, subrayó que "la guerra continuará en sus dos frentes, Líbano y sur de Irak", destacó que Sadam Husein "tendrá que ser derrocado por el pueblo iraquí", y criticó con dureza a Estados Unidos.Musavi Ardebili, uno de los dirigentes islámicos que gozan de mayor prestigio en Irán, aseguró que Irán "no anhela ni un solo palmo de terreno del territorio iraquí" y dijo que "el suelo de Irak pertenece a sus habitantes", para añadir luego que "al igual que Beguin bombardea Líbano, sobre mujeres, niños y ancianos indefensos, Sadam Husein continúa bombardeando Ahvaz".

El máximo responsable de la justicia islámica iraní dijo también que el presidente iraquí pregunta ahora a los combatientes islámicos cuál es la razón por la cual han invadido Irak, pero "el estúpido de Sadam, que pide una respuesta a su pregunta, no quiere responder qué es lo que sus tropas hicieron en nuestro territorio durante veínte meses de invasión".

Ardebili reiteró que el derrocamiento del presidente iraquí, Sadam Husein, habrá de realizarse por el propio pueblo de Irak.

Señaló luego que las tropas de Irán se hallan ahora sobre el territorio iraquí "sin ninguna presión y por voluntad propia, a diferencia de las tropas iraquíes, que fueron obligadas a invadir Irán mediante la eiecución de oficiales y mandos que se negaban a acudir al territorio del país vecino".

Más adelante, Ardebili indicó que "ni la seguridad de Irán ni la de Irak, ni la de los Estados del Golfo se encuentran amenazadas por nuestra guerra de liberación nacional".

Por último, Musavi Ardebili, espetando sus palabras directamente al presidente iraquí, Sadam Husein, dijo: "No luchamos por el territorio de Irak. Esta es una guerra entre el Islam y los blasfemos. Mientras existan los blasfemos e impíos como tú, habrá guerra. Cuando tus cañones dejen de vomitar fuego contra nuestro pueblo y seas juzgado, no habrá más guerra en Irak".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 23 de julio de 1982.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50