El láser, elemento fundamental para la industria moderna

Desde el pasado dia 27 de junio se ha celebrado en Jaca, Huesca, el IV Curso correspondiente a la Escuela de Optica Cuántica, que se clausura hoy. Este curso está dedicado íntegramente a discusiones y ponencias sobre las aplicaciones industriales y biológicas de los rayos láser. En él han participado especialistas españoles, italianos y norteamericanos con el fin primordial, desde el punto de vista de los participantes de nuestro país, de tomar contacto con autoridades mundiales en este campo que se introduce cada día con mayor fuerza en numerosos procesos industriales.

El rayo láser, sigla que responde a la denominación inglesa "amplificación de la luz por emisión estimulada de radiación", está dejando de ser el tópico rayo de la muerte de películas y dibujos animados de ciencia-ficción, para entrar de lleno en el espacio cotidiano de la fábrica o del laboratorio.Ello no quiere decir que se esté haciendo dejación de las posibles -y concretas- aplicaciones militares de los láseres, como lo demuestra el hecho de que más del 50% del billón de dólares invertidos en este campo en Estados Unidos, durante 1980, fuese gastado por la industria bélica en investigaciones de armas, tanto tácticas como estratégicas, basadas en el láser. Por lo que respecta a las primeras, es sabido que en Norteamérica ya han realizado ensayos con láseres, situados en tierra o camiones, capaces de derribar aviones y helicópteros. Sin embargo, el programa más ambicioso está proyectado para dar al láser un papel importante en la estrategia de las grandes potencias, previéndose que comiencen a ser instaladas armas de este tipo hacia 1990, ubicándolas en satélites con misiones destructoras de misiles, bombarderos e incluso satélites enemigos, aunque, de hecho, todavía existen dudas en buena parte de los científicos sobre la viabilidad de este tipo de proyectos y argumentan para ello que la enorme potencia que desarrollarían los láseres sería capaz de destruir la propia arma, por lo cual se necesitarían materiales de extraordinaria resistencia para su construcción.

Lo que sí es una realidad en la mayoría de los ejércitos es la utilización de estos rayos como iluminadores en caso de guerra nocturna o como radares en la detección de blancos enemigos, mecanismo que llevan incorporados los tanques de la OTAN.

El doctor Orza, primer conferenciante en el curso de Jaca y miembro del Instituto de estructura de la materia del CSIC, trabaja con láseres y los utiliza como instrumentos de investigación, empleo que, según cuenta, no estaba previsto cuando se inventó el láser. "Aunque ya en 1962 se estableciera en Estados Unidos un proyecto de investigación de la fusión termonuclear impulsada por láser, hasta hace muy pocos años no se ha tenido conciencia de la mayor parte de sus usos para aplicaciones civiles.

Hoy por hoy no es descabellado hablar del uso casi doméstico que tienen estos rayos, o de las llamadas herramientas-láser, utilizadas para taladrar, cortar y soldar materiales diversos en el campo de la electrónica, industria del automóvil e, incluso, textil.

El rayo láser está presente en procesos productivos tan lejanos entre sí como pueden ser la soldadura de chapas en aeronáutica y la horadación de las tetinas de los biberones, el corte de los patrones de los trajes o el endurecimiento de materiales para las cajas de dirección de los automóviles.

"Se ha dicho", afirma el doctor Orza, "que en España hay más láseres instalados en discotecas que en todas las demás aplicaciones juntas. Yo no sé si esto es verdad, pero lo que sí es cierto, desgraciadamente, es que en nuestro país el láser no ha traspasado el umbral del laboratorio a la industria. Los motivos de este retraso con respecto al resto de los países industrializados quizá haya que achacarlos a la falta de contactos entre científicos y el mundo de las aplicaciones prácticas. Yo sé, por ejemplo, que el láser le interesa a la Defensa, pero ¿cómo se pone uno en contacto con la Defensa?"

El láser en España

Hay que apuntar que el problema para la incorporación de la técnica láser a las distintas ramas de la industria no está dificultado por la necesidad de realizar grandes inversiones: la tecnología láser está basada mucho más en el conocimiento que en grandes capitales o costosas materias primas. Se puede afirmar que es una tecnología barata, cuyos progresos son el resultado de una investigación constante."Este es otro factor", prosigue el doctor Orza, "que falla en España; somos muy pocos los que sabemos algo sobre esta técnica y nos encontramos con grandes dificultades para extenderla. No hay becas para que gente joven se inicie en estas investigaciones, y puede ocurrirnos como en muchos otros campos: cuando el láser se extienda a gran cantidad de procesos de fabricación, tendremos que incorporarlo en España, pero como será tarde para iniciar las investigaciones, no habrá más remedio que recurrir a la importación de patentes".

Precisamente la proliferación de investigaciones es lo que ha hecho que las aplicaciones del láser se hayan multiplicado en muy pocos años, llegándose a crear alrededor de un centenar de tipos de láseres en potencia y propiedades muy distintas.

"En lo que sí se está aplicando el láser en España", continúa el doctor Orza, "es en medicina, campo en el que las herramientas-láser se utilizan como auxiliares de diagnóstico y, sobre todo, a modo de bisturí o escalpelo. El haz láser sustituye con ventajas a estos utensilios porque, al tiempo que corta los tejidos, cauteriza la herida y tiene efectos hemostáticos (es decir, contiene la hemorragia) sobre los vasos más finos. Además, se ha demostrado ya un menor riesgo de infección cuando se corta con este tipo de herramientas.

Las aplicaciones aumentan cada día, pero las más corrientes se dan en ginecología, en concreto en el tratamiento de cánceres de útero y mama, y en cirugía plástica. Se está aplicando también, acoplado el láser a un microscopio, en microcirugía para la extirpación de minúsculos tumores en las cuerdas vocales, el oído, el cerebro, etcétera".

El grado de desarrollo en la tecnología láser ha llegado hasta tal punto que en la actualidad se utiliza este tipo de haces en investigaciones sobre manipulación genética de células vivas. La precisión del haz permite destruir la parte del contenido cromosómico de la célula que desee el investigador para observar qué tipo de modificaciones se dan en las generaciones futuras de esa célula manipulada.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS