Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Depuración de militantes centristas que apoyan al Gobierno autónomo

El comité ejecutivo regional de UCD de Cantabria ha iniciado una política de "mano dura" contra el sector del partido favorable a los actuales rectores de las instituciones autonómicas, expulsados del partido centrista el pasado 15 de marzo. Cuatro comités locales han sido disueltos y numerosos militantes se encuentran a la espera de sanciones, tras haber firmado un documento de apoyo a la Diputación Regional, coincidiendo con la vista a Cantabria del ministro de Administración Territorial, Rafael Arias Salgado.Los comités locales de Castro Urdiales, Polanco, San Vicente de la Barquera y Cabezón de la Sal, zonas en las que UCD cuenta con una notable influencia, han quedado disueltos sin que hasta el momento se haya procedido al nombramiento de comisiones gestoras. Especialmente en San Vicente, a cuyo comité pertenecía el actual presidente de la Asamblea Regional y alcalde de la villa, Isaac Aja Muela, y en el comité de Cabezón de la Sal, controlado por el diputado regional y senador, también expulsado del partido, Ambrioso Calzada, las dificultades de UCD para encontrar sustitutos se acrecienta por la actitud favorable a los expulsados de la mayoría de los militantes de base.

El documento que ha dado lugar a las sanciones apareció publicado en la Prensa local coincidiendo con la asistencia de Arias Salgado a la constitución de la comisión mixta Administración central-Gobierno autónomo. Más del 50% de los alcaldes de la región -en su mayoría pertenecientes a UCD-, 150 concejales y diez comités locales centristas, mostraron así su apoyo a las instituciones autonómicas y a las personas que se encontraban al frente de ellas.

Por otra parte, se han conocido recientemente, los resultados de una encuesta realizada por Sofemasa en Cantabria con una muestra de mil personas, para conocer el grado de conocimiento y aceptación de los líderes políticos regionales. Dos hechos destacan de los resultados; de un lado la gran aceptación con que cuenta el centrista alcalde de Santander, Juan Hormaechea, seguido a corta distancia por el ex militante de este partido, José Antonio Rodríguez, presidente de la Diputación Regional y el socialista Jaime Blanco, y de otro, el bajo nivel alcanzado por el hasta ahora líder indiscutido de UCD, Justo de las Cuevas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de junio de 1982

Más información

  • CANTABRIA