Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Mundial-82

EL Gobierno elimina a Jordi Pujol y Saporta de la ceremonia inaugural

El Gobierno, a través de su vicepresidente primero para Asuntos Políticos, Rodolfo Martín Villa, continúa su labor para controlar el Mundial-82. El vicepresidente primero del Gobierno se reunió por segunda vez, el martes pasado, en el palacio de la Moncloa, con diversas personas relacionadas con la organización del campeonato para tratar diferentes asuntos del Mundial-82. En esta ocasión uno de los asuntos planteados en mayor profundidad fue el de la ceremonia de la jornada inaugural del Mundial-82, el 13 de junio, en el Camp Nou, de Barcelona. En esta reunión, presidida por Rodolfo Martín Villa, se decidió que el presidente de la Generalidad, Jordi Pujol, y Raimundo Saporta no pronuncien discursos, como en principio se previó.La organización de la jornada inaugural del Mundial-82 hasta ahora correspondió en todos sus aspectos al comité organizador del campeonato, que preside Raimundo Saporta. Este comité se encargó de sacar a subasta la jornada inaugural, su adjudicación y la aprobación de los actos de que constará. Ahora el Gobierno, como los hechos demuestran, se responsabiliza de esos actos y se coloca por encima del comité organizador, de tal forma que no permite a su presidente, Raimundo Saporta, pronunciar el discurso previsto.

La reunión, presidida por Rodolfo Martín Villa y a la que asiste como coordinador uno de sus más directos colaboradores, Juan Junquera, secretario general de la vicepresidencia primera del Gobierno, y que también ocupó ese cargo en el Consejo Superior de Deportes con Jesús Hermida, decidió que sean el rey don Juan Carlos y los presidentes de la FIFA y de la Federación Española de Fútbol quienes pronuncien discursos. En esta segunda reunión, así como también en la primera, en la que se trató el desfase presupuestario del comité organizador del Mundial82, asistieron Raimundo Saporta y Pablo Porta, además de otros altos cargos de la Administración y el presidente del Consejo Superior de Deportes. El presidente del comité organizador, Raimundo Saporta, defendió su intención de pronunciar su discurso, postura que apoyaron algunos de los presentes en la reunión, pero que no prevaleció por mayoría. El asunto, de todos modos, resultó bastante debatido.

Esta reunión, que se volverá a celebrar la próxima semana, trató también otros aspectos de la ceremonia de la jornada inaugural del Mundial, como son su protocolo, las banderas que harán acto de presencia y que lucirán en los desfiles, y la distribución de las personalidades en el palco del Camp Nou. Estos aspectos fueron planteados anteriormente por el comité organizador.

El próximo martes está previsto que Martín Villa convoque a los asistentes a una nueva reunión. En estas reuniones, por lo general, no figura orden del día ni existen actas de las mismas. El comité organizador del Mundial-82, representado en las reuniones, entre otros, por su presidente y secretario general, se encargará de ejecutar las recomendaciones emanadas del palacio de la Moncloa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de mayo de 1982