Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Actualizada la idea de la desnuclearización de los Balcanes

Tanto el reciente viaje del presidente rumano Nicolae Ceaucescu a Atenas como las declaraciones de Sergej Krajlier, presidente yugoslavo saliente, a la televisión griega, vuelven a actualizar un antiguo tema -el de la desnuclearización del barril de pólvora balcánico- relanzado el pasado octubre tras el triunfo electoral del socialista griego Andreas Papandreu, con la participación de un país balcánico, Turquía, y la total indiferencia de otro, Albania.El presidente yugoslavo saliente, Krajgher, ha declarado a la televisión griega -el día 26 llega Papandreu a Belgrado- que lo primero es crear un clima de confianza y que "en esas condiciones se incrementen los esfuerzos para convertir a los Balcanes en zona sin armas nucleares ni amenazas".

En los Balcanes no se dan más que dos variantes de neutralismo. Una, el no alineamiento yugoslavo, y otra, el estalinismo neutralista de Enver Hoxha, ambas interesadas en que desaparezca "todo tipo de amenaza", alusión a los buques adriáticos,de la OTAN y a los tanques continentales del Pacto de Varsovia. Esos dos países no están bajo el palio nuclear de ningún bloque y tienen recelos a las ententes del cuarteto balcánico restante.

Ceaucescu declaraba recientemente, en Atenas, que lo primero es una cumbre de los seis países balcánicos, para tratar de los abundantes problemas existentes, aunque coincide con el presidente griego, Constaiitino Karamanlis, en que el clima político balcánico no es tan malo como antes.

Albania, ex miembro del Pacto de Varsovia, opina que la desnuclearización balcánica pactada no amarga a Moscú y ella basta al régimen de Tirana para profesar una indiferencia agresiva sobre tal plan.

Turquía y Estados Unidos están en contra del proyecto, y los yugoslavos se concentran en plantear la desnuclearización y seguridad en el Mediterráneo, que, según ellos, promete más y englobaría el tema balcánico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de mayo de 1982