Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANDALUCÍA

Conmoción en Granada ante el supuesto llanto ensangrentado de la Virgen de la Lágrima

El sorprendente hallazgo de sendos surcos rojos en las mejillas de la imagen de la Virgen de la Lágrima, en la iglesia granadina de San Juan de Dios, ha revolucionado la ciudad de Granada. En la calle donde se encuentra el mencionado templo, que lleva el mismo nombre que éste, se agolpaba en la tarde de ayer una multitud, formando cola, para contemplar lo que muchos consideran un milagro. La fecha coincide con el aniversario de las apariciones de Fátima y con el del atentado el pasado año contra el Papa en Roma.

En la mañana de ayer, cuando el padre Fernando, sacristán de la iglesia, entró en el templo, hacia las ocho menos cuarto de la mañana, advirtió unas manchas en el rostro de la imagen de la Virgen de la Lágrima, una talla de madera del siglo XVIII atribuída al escultor Mora, de aproximadamente un metro de altura y que se encuentra dentro de una urna. La imagen está colocada en este templo desde hace unos ocho años, procedente de una donación particular. No hay en su pasado ninguna acción milagrosa reconocida.El padre Fernando se acercó a la imagen y comprobó que las manchas en el rostro parecían ser lágrimas de color rojo, como si la imagen estuviera llorando y sus lágrimas fueran de sangre. La noticia corrió esta mañana como la pólvora por la ciudad, y a primeras horas de la tarde la Policía Municipal se había visto obligada a cortar el tráfico a la entrada de la calle San Juan de Dios, por la plaza del Triunfo.

Una multitud se agolpaba a la entrada del templo, y costó trabajo ordenar a todos los fieles que aspiraban a contemplar el milagro en una fila que se extendía a media tarde de ayer, a lo largo de unos cuatrocientos metros desde la puerta del templo. Es dificil calcular el número de personas dispuestas a esperar el tiempo necesario para contemplar el supuesto milagro, pero a la hora de cerrar esta edición se puede decir que habían pasado no menos de 10.000 devotos o curiosos por el interior del templo, mientras un número superior esperaba turno para hacer otro tanto. El padre Ernesto, el director del templo de los hermanos de San Juan de Dios se mostró, sin embargo, muy cauto al hablar del asunto. Afirmaba que no podía creer que se tratara de un milagro, pero al propio tiempo señaló su perplejidad de que, caso de tratarse de una superchería, alguien hubiera abierto la urna donde se encuentra la imagen, dado que la única llave que existe de la misma, se encuentra en su poder. El arzobispado aún no se ha pronunciado al respecto. Por el momento, se han tomado muestras de las manchas del rostro de la imagen para ser estudiadas en el departamento de Microbiología de la Facultad de Farmacia, en el hospital clínico y en el de San Juan de Dios. Muchos fieles que salían de la iglesia después de contemplar el presunto milagro, en su mayoría mujeres de cierta edad, lo hacían con visibles muestras de emoción en el rostro. En algún caso les costaba trabajo hablar.

En cualquier caso, en la contemplación directa de la imagen lo único que se puede ver son dos trazos de color rojo terminados en un pequeño abultamiento. La apariencia es de lágrima, pero la mancha no avanza, al menos a una velocidad que sea perceptible y lo que se ve no tiene apariencia de líquido, sino de algo completamente seco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de mayo de 1982